lunes, 10 de septiembre de 2018

ANTIGUO RITO PARA OLVIDAR A UN MAL AMANTE


El cabello es símbolo de sensualidad, de energía erótica, por ese motivo los monjes suelen tonsurarse o raparse por completo y en muchas religiones las mujeres están obligadas a cubrir sus cabellos con pañuelos, pelucas, velos, sombreros, etc.
 
En el caso de los amantes, solía creerse que en el cabello de la persona enamorada quedaba retenida la energía sexual de su pareja, después del encuentro erótico. Por eso, los sabias brujas recomendaban a sus clientes realizar un corte de cabellos ritual en caso de querer romper sus lazos amorosos, si es que una relación les causaba gran dolor.
 
Este rito se realizaba así:
 
- Durante la noche de la Luna Llena se debían dejar al sereno una tijera y una navaja (o máquina de afeitar), la primera con sus puntas abiertas y ambas mirando hacia el Sur.
 
- A los siete días, durante la Luna Menguante, era preciso mantener relaciones sexuales con la persona a la que se deseaba olvidar o, si no se trataba de un amante, al menos se debía tener con ella algún tipo de contacto físico en el que el pelo o el vello de ambos entrara en contacto. El objetivo era que el cabello de cualquier parte del cuerpo ambos entrara en contacto.
 
- Esa misma noche, después del encuentro, la persona que deseaba olvidar a su pareja debía depilarse el vello y cortar la punta de sus cabellos, pronunciando la siguiente oración:
 
Limpio de mí tu recuerdo,
borro todas tus huellas,
nada ha quedado,
nada ha quedado,
vuelvo a nacer y te he olvidado.
 
- Luego debía tomar un baño con agua bien caliente, en la que había previamente diluido un puñado de sal marina y otro puñado de cenizas, símbolo de la muerte de esa relación.


 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Google+ Followers