ORACIÓN DEL ÁNIMA SOLA PARA QUE ATIENDA TUS RUEGOS Y PETICIONES


La devoción a la memoria de los muertos es una de las expresiones más bellas del espíritu católico. " (Papa San Juan XXIII).

Nuestras oraciones y buenas obras en favor de las almas en el Purgatorio les ayudan a ser purificadas más rápidamente de sus pecados veniales y del castigo temporal debido a los pecados cometidos. Una vez en el cielo con nuestro Señor, también nos recuerdan con gratitud y oran por nosotros a cambio.
 
ORACIÓN 

¡Oh Dios y Señor nuestro!
cuántas son las gracias que necesitamos,
con toda verdad puede decirse
que nuestra necesidad es universal.

 
Ahora, Señor,
buscamos para con vuestra Divina Majestad,
intercesores que amáis sobremanera.
 
El Anima Sola,
tan empeñada en nuestro favor
como grata a vuestros ojos
desde lo profundo de su cárcel
os presenta nuestra indigencia
pidiéndoos las gracias necesarias
para remediarla.
 
Miradnos, pues,
con ojos de misericordia
y atended el ruego de vuestra sierva.
 
Y Vos, ¡Oh Anima Sola!
la mas abandonada del cementerio,
que sufrís penas y tormento en el purgatorio,
pero que sois escuchada por Dios,
y pronto gozareis de la gloria junto a El,
alcanzadme de la Divina Misericordia,
el remedio de esta necesidad que me aflige.

(Hacer la Petición)

Yo os tendré presente en mis oraciones,
para hacer mas corto vuestro tormento.

Amén.

 
Los que están en el purgatorio no pueden rezar por sí mismos, por eso también se les llama almas "pobres". Ya no pueden merecer nada por sí mismos (su oportunidad de aumentar sus méritos fue durante sus vidas terrenales) y deben confiar completamente en los demás para orar y hacer sacrificios en su nombre. Sin embargo, como son parte de la Comunión de los Santos, dependen de nosotros para ayudarles a aliviar su sufrimiento y avanzar rápidamente a través de su purificación para que puedan unirse a los santos en el cielo.

Todos los que mueren en la gracia y la amistad de Dios, pero aún imperfectamente purificados, tienen la seguridad de su salvación eterna, pero después de la muerte, se someten a una purificación para alcanzar la santidad necesaria para entrar en el gozo.
 
Las almas en el purgatorio murieron en la misericordia de Dios, por eso se las llama santas; sin embargo, debido a que todavía tenían apego al pecado en el momento de su muerte, deben someterse a una purificación espiritual de sus almas antes de poder amar a Dios por completo con todo su corazón, mente y alma por toda la eternidad.
 
Las almas santas son "almas salvadas": disfrutarán de la recompensa del cielo, pero durante su vida no fueron las almas perfectas que Cristo les ordenó que fueran (Mat. 5:48), y para las cuales proporcionó todas las gracias y medios para que se conviertan el cielo.
 
La Iglesia le da el nombre de Purgatorio a esta purificación final de los elegidos, que es completamente diferente del castigo de los condenados ya que se trata de un fuego purificador y no abrasador como el del infierno.

Desde el principio, la Iglesia ha honrado la memoria de los muertos y ha ofrecido oraciones en sufragio por ellos, sobre todo el sacrificio eucarístico, para que, así purificados, puedan alcanzar la visión beatífica de Dios. La Iglesia también encomienda la limosna, las indulgencias y las obras de penitencia emprendidas en nombre de los muertos.

Las oraciones por los fieles difuntos complacen a Dios, quien hace uso de nuestras oraciones para ayudar a purificar estas almas que Él ama. Es un acto de caridad que podemos dar a aquellos que hemos conocido y amado, a nuestros antepasados ​​que nos dieron la vida, a aquellos que fueron nuestros benefactores, a aquellos cuya memoria está perdida y a aquellos que no tienen a nadie más para orar para ellos.



 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Entrada destacada

DICCIONARIO DE SANTERÍA

Abikú: Un espíritu dañino que posesiona a un niño pequeño y lo enferma hasta que muere.   Acuelle: Bendición.   Afoché: Un polvo...