NUESTRA SEÑORA DE LO IMPOSIBLE, ORACIÓN

 
Santísima y Elegida Madre de Dios
y Madre de toda la Humanidad,
 a quién veneramos con el sugerente título
de Nuestra Señora de lo imposible,
porque eres la Madre de Dios,
-Virgen y Madre- Inmaculada Concepción.

Elegidos privilegios que no se han asignado
a cualquier otra criatura de Dios, 
únicamente a ti, que naciste
con el don y la virtud
de no arrastrar el pecado original.

  
Oh Santísima Virgen, amable,
Madre de Dios y Madre nuestra,
humildemente pido esto:

Socorre a los hambrientos
y a todo el que viva en la pobreza,
sana a los enfermos del cuerpo y de la mente,
 haz fuerte al enfermo y al débil
consuela a los afligidos, 
 protege y une a las familias
y procura la Paz a todas la Naciones
 inspirando a nuestros dirigentes
a gobernar con justicia y amor.

Ahora pues, Señora de los imposibles,
otorga tu mirada complaciente
hacia nosotros tus hijos
 y obtén para nosotros de Jesús,
tu Hijo Divino, el favor que imploramos ahora:
 
(Pide las gracias que desees).

No es de fácil cumplimiento mi petición,
Señora de Caridad y Misericordia,
sino extremadamente difícil,
pero mi fe en ti es inquebrantable
y tu poder ante Dios no conoce límite,
esto es motivo suficiente para que no dude
de que si te dignas darme favor
hallaré la respuesta que ansío.

Señora que das consuelo y alivio,
que otorgas beneficios y consuelo
a todo devoto que a ti recurre,
posa tus dulces ojos sobre mi,
da alivio a mi pena y sana mis sufrimientos,
por la gracia de Dios Nuestro Señor
que contigo vive y reina.

Amén.
 


0 comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Entrada destacada

DICCIONARIO DE SANTERÍA

Abikú: Un espíritu dañino que posesiona a un niño pequeño y lo enferma hasta que muere.   Acuelle: Bendición.   Afoché: Un polvo...