SANTÍSIMA MUERTE, ORACIÓN PARA QUE TU AMADO REGRESE A TI AMARRADO, MANSO Y DOMINADO

 
La adoración de la Santa Muerte fue inicialmente clandestina, las oraciones y los ritos pronunciados en voz baja en altares creados por los creyentes en sus hogares.
 
Más perdonadora que la iglesia católica, se dice que no castiga los pecados tradicionales. 

ORACIÓN
 
En el nombre del Padre,
del Hijo y del Espíritu Santo,
mi amada presencia de Dios en mí,
que yo soy ______
(nombre de quien hace la oración)
Jesucristo vencedor que en la cruz fuiste vencido,
vence a _____ (nombre de la persona amada)
que esté vencido conmigo.


En el nombre del Señor si eres animal feroz,
manso como cordero,
manso como la flor del romero,
tienes que venir a mi.

Porque pan comiste
y por la palabra más fuerte que me diste,
quiero que vengas a mi
a cumplir lo que me has ofrecido.

Santísima muerte,
yo te suplico te dignes ser mi protectora
y que me concedas este bendito favor
y todos los que yo te pida por el resto de mi vida.

Santísima muerte,
tu que andas por todas partes del mundo,
oficinas, calles, callejones, carreteras, hogares,
donde quiera que te encuentres el espíritu,
cuerpo y alma de ______
(nombre de la persona amada),
tráemelo, tráemelo, tráemelo, tráemelo.

No lo dejes, no lo dejes en cama dormir,
en mesa comer, en silla sentar,
ni con amigos ni con amigas, ni con mujeres,
porque mi voz se ha de escuchar,
mis pasos ha de sentir y amoroso
y desesperado tiene que venir a mi.

Espíritus de luz
que alumbran las tinieblas de las almas,
yo les pido que alumbren el espíritu,
cuerpo y alma de ______
(nombre de la persona amada)
para que se acuerde de mí
y todo lo que tenga me lo de
impulsado por tus poderes.

Espíritu, cuerpo y alma de ______
(nombre de la persona amada),
ven porque yo te llamo,
yo te sugestiono y yo te domino,
tranquilidad no has de tener
hasta que vengas rendido a mis pies.

Te lo pido por nuestro Señor Jesucristo,
que así sea y así es.


 La adoración que fue inicialmente clandestina, ahora está en aumento. "Desde Chile hasta Canadá, Santa Muerte no tiene rival en cuanto a la rapidez y el alcance de su expansión"

Sosteniendo una guadaña en una mano y un globo terráqueo en la otra, la Santa Muerte podría confundirse fácilmente con la Parca. Pero para sus devotos, esta santa esquelética, apodada "mujer flaca", tiene el poder de curar enfermedades, traer prosperidad e incluso ayudarles a encontrar el amor.


“En 2001, cuando la devoción a la religión popular se hizo pública por primera vez en México, la Santa Muerte era desconocida para el 99 por ciento de los mexicanos. "En solo 15 años, la señora, ha atraído a entre 10 y 12 millones de devotos, principalmente en México, América Central y los Estados Unidos".

Más perdonadora que la iglesia católica, ya que se dice que no castiga los pecados tradicionales, se hizo popular en las cárceles de México. Los reclusos ponen su imagen en las paredes. Algunos se agarran a pequeños trozos de papel que llevan su dibujo cuando duermen. Los equipos antinarcóticos a menudo han encontrado santuarios en las redadas en las casas de seguridad de los narcotraficantes. Son muchísimos quienes lleva un tatuaje de la santa en su brazo.

En el siglo XXI, la Santa Muerte irrumpió en la corriente principal. Una de las personas a las que se le atribuye este cambio es Enriqueta Romero, una seguidora carismática a la que se le conoce como la "alta sacerdotisa" de la religión. Romero tiene poca relación con una sacerdotisa en el sentido tradicional. Habiendo crecido en Tepito, habla en una jerga colorida, salpicada de improperios. Su cabello está teñido de negro, pero por un golpe de blanco en la parte superior. Ella usa tacones blancos, y sonríe con el destello de un diente dorado.

Los historiadores dicen que la religión popular tiene sus raíces en la antigua cultura azteca de México. Pero su iteración moderna incorpora muchos de los rituales de la iglesia católica.


 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Entrada destacada

DICCIONARIO DE SANTERÍA

Abikú: Un espíritu dañino que posesiona a un niño pequeño y lo enferma hasta que muere.   Acuelle: Bendición.   Afoché: Un polvo...