ORACIÓN PARA HACER UNA SÚPLICA A SAN CAYETANO

 
Glorioso San Cayetano,
amigo de Jesús,
Redentor del linaje humano,
y amigo también de María Santísima,
madre de los hombres.
 
¿A quién puedo acudir mejor
para alcanzar el remedio de mis males
tanto del alma como del cuerpo,
que a Vos tan allegado de los dos personajes
en cuyas manos están los tesoros
de gracia y de naturaleza?
 
Vos, santo mío, si queréis,
podéis reparar los percances que me afligen.

 
No espero que me despreciéis
en este momento que acudo a Vos
confiado en vuestro valimiento y patrocinio.
 
¿Puede retraeros de consolarme
el ver en mí alguna falta
que tenga enojada a la Divina justicia
y que la obligue a castigarme?
 
¡Oh San Cayetano!,
no os detenga esto.
 
A la presencia del Señor me humillo,
y reconociéndome pecador,
digo con todas las veras de mi alma:
Dios mío, perdón,
pésame de haberos agraviado,
por ser Vos quien sois, bondad inmensa.
 
Concededme la gracia,
y ahora muy en particular
para rendir culto
a vuestro especial amigo San Cayetano,
por cuya intercesión espero obtener de Vos
con esta plegaria, el bien que deseo,
y al fin de mi vida el descanso de mi alma
en vuestra compañía eternamente en la gloria.
 
Amén.
 
 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Entrada destacada

DICCIONARIO DE SANTERÍA

Abikú: Un espíritu dañino que posesiona a un niño pequeño y lo enferma hasta que muere.   Acuelle: Bendición.   Afoché: Un polvo...