sábado, 3 de noviembre de 2018

BAÑO RITUAL DE SAN JUDAS TADEO PARA OBTENER VENTAS, BUENOS NEGOCIOS Y MEJORAS LABORALES

 
Los grandes beneficios tanto espirituales como temporales que el Señor ha dispensado a los devotos de San Judas Tadeo, son muchos, tantos que sería imposible referirlos; dicen que no hay persona que habiendo solicitado la protección de este Santo Apóstol no haya sido favorecida.
 
La devoción de San Judas Tadeo, transmitida de padres a hijos por sólo el ejemplo o consejo, da fe de que es un buen protector y  sus agradecidos devotos siempre han querido  manifestarle su cariño por los muchos y repetidos favores que han obtenido de su bondadosa intercesión.
 
El mismo San Bernardo ha sido uno de los más claros devotos de nuestro Apóstol San Judas Tadeo. El autor de la Vida de aquel santo padre refiere que recibió con admirable veneración y devoción una reliquia que de este Apóstol le enviaron de Jerusalén, y que llegado el momento de la muerte pidió que se la pusiesen sobre el pecho, y que fuese enterrado con ella.

Hay muchos mas hechos que demuestran
que la intercesión de San Judas Tadeo es una de las más eficaces para alcanzar el consuelo en nuestras aflicciones, el remedio en nuestros males, y sobre todo la gracia de una buena muerte para ser eternamente bienaventurados; sin embargo, alguna vez sucede que no se obtiene visiblemente la protección del santo en la necesidad sobre la cual se le pide favor, pero no por eso debe creerse que ha dejado de auxiliar sino que más bien lo ha hecho por otros medios que son más convenientes a quien le interesa, y también debe considerarse que no siempre lo que se pide es lo que conviene, aunque se desee con ansia, pues si se alcanzara tal vez traería peores consecuencias que la necesidad misma de la que trata de salir.
Este baño que te propongo se elabora con hierbas medicinales,  frescas o desecadas que eliminarán la negatividad que hayas atraído y ofreciéndoselo a San Judas con toda tu devoción hará que se abran los caminos para la atracción de bienes económicos que se relacionan con la realización de buenos negocios, ventas y mejoras laborales.

Necesario:

1 Estampa o imagen de San Judas Tadeo.
5 Velas verdes.
Un puñado de albahaca.
Un puñado de tomillo.
Un puñado de hierbabuena.
Un puñado de corteza de abedul.
Cinco claveles blancos.
 
Duración del ritual: 5 días miércoles.

Se deberá cada día, poner a hervir las hierbas, excepto los claveles, en dos litros de agua y mantener cociendo durante 5 minutos. Retirar del fuego y dejar reposar 15 minutos. Después se colarán y se incorpora el líquido resultante al agua de la bañera. Habrá que
darse un baño durante diez o quince minutos, por lo menos; durante el tiempo que dure el baño se recitará la oración a San Judas Tadeo, a quien se ha ofrecido el trabajo.
 
Previamente a darse el baño se encenderán cada día una vela verde, rezando la oración cada vez que se encienda. Después del baño se colocará un clavel blanco ante la imagen del santo.
 
En el transcurso de los cinco días que dura el ritual, se deberá llevar siempre encima la estampa de San Judas Tadeo.
 
Cuando se cumpla la petición se regalarán en agradecimiento, cinco estampas de San Judas Tadeo, a cinco personas diferentes. A su vez se dará una aportación monetaria anónima a alguien que esté necesitado.
 
ORACIÓN
 
¡Oh bienaventurado San Judas Tadeo!,
digno Apóstol de Jesucristo,
amigo inseparable y muy amado del Salvador,
a ti me acojo, a ti me dirijo
desde lo más íntimo de mi alma
para suplicarte me pongas bajo tu protección.
 
Yo me enajeno de gozo al contemplarte;
tu poder, tu gloria y tu privanza con Dios Eterno
elevan mis ideas, y hacen que me reconozca
la más vil y pecadora de todas las criaturas.
 
¿En quién mejor que en ti, oh santo mío,
puedo poner mi confianza?
 
¿A quién con más razón consagrarle mis afectos?
 
En nadie más que en ti,
que por tu paciencia en los trabajos,
por tu celo en la religión,
por tu desprecio del mundo,
por tu fe y tu caridad fuiste exaltado
a un puesto tan grande por tu Maestro.
 
Recibe, pues, oh San Judas Tadeo glorioso,
el pequeño homenaje que te dedica mi devoción,
acéptala bondadoso y eleva
ante el trono de la Santísima Trinidad
el débil clamor de este devoto tuyo.
 
No repares en el interés con que la hago,
ni en la tibieza con que me postro en tu presencia,
atiende sí a tu gloria, a que sea respetado
y de consuelo tu nombre,
y al mejor bien del que se acoge
a tu amparo y patrocinio.
 
Amén.

 
 
 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Google+ Followers