CERNÍCALO, TÓTEMS DE ANIMALES MEDICINA


El cernícalo es el más común de los miembros de la familia del halcón. Entre las rapaces americanas, solo la lechuza campestre tiene una distribución tan amplia. Sin embargo, es también la especie más pequeña de esta familia.
 
El halcón peregrino y el halcón gerifalte son de mayor tamaño y más veloces, pero son también especies en peligro de extinción, mientras los esfuerzos por recuperar la cabaña de halcones peregrinos comienza ahora a dar resultados.

 
Los halcones tienen una historia muy antigua y un aura de misterio en lo relativo a su velocidad y su elegancia en la caza. Un ejemplo de ello es la halconería (cetrería), que ha sobrevivido durante miles de años y sigue siendo practicada en nuestros tiempos.
 
Si el cernícalo, o cualquier otro miembro de la familia del halcón (Falconidae), ha entrado en tu vida como tótem, quizás te apetezca explorar posibles conexiones con vidas pasadas, pues la cetrería ya se practicaba en China hacia el 2000 a.C. mientras que, en Europa, los vikingos ya utilizaban halcones y otras rapaces para la caza, siendo la cetrería una actividad muy popular con la llegada de la Edad Media, cuando los reyes gustaban de tratar con las águilas.
 
Hay muchos que califican al cernícalo americano como «halcón gorrión», aunque no sería muy adecuado este calificativo, pues mientras la mayoría de los halcones depredan a otras aves, el cernícalo se alimenta principalmente de saltamontes, escarabajos, ratones y otros roedores pequeños, cazando pájaros como el gorrión solo ocasionalmente.
 
Hay quien dice también que los cernícalos mantienen a raya la población de gorriones domésticos, pero esto es algo que no se ha podido verificar. Sea como sea, el cernícalo es un excelente cazador, con una visión extraordinariamente aguda, que le permite detectar el movimiento de un escarabajo a gran distancia, y cazando habitualmente desde puntos elevados, entre los que se mueve intentando detectar a sus presas con la vista y el oído.

El cernícalo americano
 
Este asombroso halcón es capaz de cernerse en vuelo sobre su presa. Su velocidad y su elegancia pueden impulsar, en aquellos que lo tienen como tótem, una mente ágil y rápida.

El cernícalo se precipita normalmente sobre su presa desde una posición elevada, o bien se cierne sobre ella a una altura de unos 6 metros antes de lanzarse finalmente sobre ella. Se trata de un comportamiento único, no solo entre las rapaces, sino también entre la inmensa mayoría de las aves. Pocos pájaros pueden realizar un vuelo estático, por lo que esta característica resulta bastante significativa para aquellas personas que tengan al cernícalo como tótem.

 
Por otra parte, el vuelo estático permite al cernícalo realizar movimientos con gran velocidad y precisión, confiriéndole además cierta elegancia natural.
 
El cernícalo te puede transmitir un alto control de la velocidad y el movimiento, pero también te puede enseñar a ser paciente, pues nos enseña a reconocer las oportunidades y actuar sobre ellas en el momento más adecuado, con velocidad y precisión en la acción.
 
La mayoría de los halcones utilizan la velocidad de la caída en picado para matar a su presa con un fuerte impacto, de manera que el cernícalo, o cualquier otro halcón, te pueden enseñar a discernir el momento preciso para emprender la acción con las mayores garantías de éxito.
 
Puedes encontrar cernícalos tanto en el campo como en las ciudades. Los cernícalos que viven en las ciudades acostumbran a buscar alimento entre los ratones que merodean por los vertederos de basura y en amplias zonas verdes, donde pueden encontrar insectos de mayor tamaño.
 
Yo he visto muchas veces cernícalos posados sobre postes eléctricos o de teléfonos en avenidas o incluso autopistas, vigilando las zonas abiertas de los alrededores. Estos cernícalos anidan y pasan el invierno en la ciudad, por lo que puedes tenerlo a tu disposición como tótem a lo largo de todo el año.
 
Prefieren las zonas abiertas y con vegetación para la caza, pero siempre buscan una posición elevada para atisbar sus posibles presas; de ahí que quienes tienen al cernícalo como tótem gusten también de estar en lugares elevados, desde donde puedan disponer de una amplia visión de los alrededores.
 
A los halcones se les identifica en vuelo por sus largas alas, su ágil vuelo y su estrecha cola. Las alas son normalmente anchas en la base y afiladas en las puntas, y forman un ángulo como de flecha; y, como ya se ha mencionado, realizan sus ataques a gran velocidad.
 
El cernícalo macho tiene las alas azuladas y plumas rojizas en la cola, en tanto que la hembra tiene las alas moteadas y muestra en general un tono rojizo, como de herrumbre. Tanto el macho como la hembra tienen unas listas de plumas negras en los costados de la cara que ofrecen el aspecto de unas patillas. Por otra parte, la forma cuadrangular de su cabeza nos estaría hablando de cierta solidez y control de los procesos mentales y del elemento aire, siendo este rasgo, junto con el de no estar nunca acompañados, el que nos puede permitir distinguir a los cernícalos del resto de las aves que se posan en postes y tendidos eléctricos.
 
El cernícalo, como tótem, puede proporcionarte una mente veloz, elegante y ágil, y puede enseñarte a utilizar tus facultades mentales de una forma más eficaz y más paciente para conseguir aquello que necesitas o deseas.
 
 
 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Entrada destacada

DICCIONARIO DE SANTERÍA

Abikú: Un espíritu dañino que posesiona a un niño pequeño y lo enferma hasta que muere.   Acuelle: Bendición.   Afoché: Un polvo...