CIGÜEÑA, TÓTEMS DE ANIMALES MEDICINA


Danza Sagrada, Fertilidad y Creatividad.

La cigüeña es uno de los símbolos más antiguos y poderosos del nacimiento. En China tuvo un significado simbólico similar al de la grulla; en tanto que, en Roma, se tenía por ave sagrada de la diosa Juno, diosa del hogar, de los niños y de la fidelidad familiar. Pero a la cigüeña se la ha relacionado también con las tradiciones primitivas del cristianismo. En una de tales historias, se dice que la cigüeña dio una vuelta sobre la cruz para ofrecerle su simpatía y su fuerza a Jesús.
 
Se ha llegado a sugerir que la cigüeña es un familiar cercano de la humanidad, pues en algunas leyendas y cuentos de hadas se retrata a la cigüeña como a un ave capaz de asumir la forma humana en algunas ocasiones, y además, cuando es herida, derrama lágrimas humanas.


La cigüeña es un ave zancuda y, como tal, dispone de unas patas largas que le permiten vadear zonas costeras y humedales, regiones que se han considerado puertas de entrada al Reino de las Hadas, pero también como puntos de conexión con las emociones y con la simbología creadora del agua. De ahí que las cigüeñas nos puedan ayudar a comprender nuestras emociones y a disfrutar del proceso del nacimiento.
 
Las cigüeñas son bien conocidas por su entrañable dedicación a las crías, pues son sumamente protectoras y cariñosas con ellas, lo cual ayuda a explicar la relación de la cigüeña con la diosa romana Juno.
 
Las cigüeñas regresan normalmente al mismo nido año tras año, criando a sus pollos siempre en el mismo hogar. Este hecho, en sí mismo, puede ofrecer algunas pistas sobre el papel que la cigüeña puede representar en tu vida. ¿Acaso necesitas volver al hogar, o volver a tus principios básicos? ¿Has perdido el contacto con tus raíces familiares? ¿Estás dedicando el tiempo suficiente para cuidar y alimentar aquellos proyectos y actividades que diste a luz en tu vida?
 
Siempre se consideró una señal de buena suerte ver a una cigüeña o tener a una cigüeña como tótem, pues la cigüeña simboliza el nacimiento de algo nuevo en tu vida; o bien que, en un aspecto u otro, vas a renovar tu vida y se te van a dar oportunidades para recuperar la alegría y la esperanza. Y todo ello porque, en la cultura popular, el hecho de que una cigüeña sobrevolara una casa indicaba que había un nacimiento en camino.
 
La cigüeña no se comunica a través de la voz, sino que utiliza un complejo sistema de posturas, gestos y danzas con diversos propósitos, traqueteando el pico, contoneándose o agitando las alas para transmitir distintos mensajes; en definitiva, un sistema de comunicación que vincula a la cigüeña con los antiguos misterios de la danza sagrada.


La danza es un medio a través del cual podemos activar fuerzas y energías primarias, un medio para contactar con otras dimensiones desde el plano físico; y la cigüeña conserva el ancestral conocimiento de la danza sagrada, sobre todo de las danzas de fertilidad.
 
La cigüeña, como tótem, te puede enseñar a despertar la fertilidad en cualquier aspecto de tu vida a través del movimiento y la actividad, en vez de con las palabras; también te puede enseñar a usar sonajas y tambores para activar en tu interior la fertilidad y la creatividad.
 
La cigüeña te puede indicar dónde enfocar tus movimientos para obtener mejores resultados, puede mostrarte en qué aspectos has perdido el ritmo que obstaculiza ahora tu desarrollo, y el modo de invocar una mayor cantidad de energía mediante la danza adecuada.
 
La cigüeña te enseñará cómo generar energías a través de la danza, cómo trascender tus actuales circunstancias mediante ella, para poder disponer de la oportunidad de que nazca algo nuevo.
 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Entrada destacada

DICCIONARIO DE SANTERÍA

Abikú: Un espíritu dañino que posesiona a un niño pequeño y lo enferma hasta que muere.   Acuelle: Bendición.   Afoché: Un polvo...