BENDICIÓN DEL NIÑO JESUS DE PRAGA PARA PROTECCIÓN DE LA FAMILIA Y DEL HOGAR

 
“Ten piedad de Mí, y yo tendré piedad de ti.
Cuanto más me honres, más te bendeciré ”.
 
ORACIÓN
 
Milagroso Niño Jesús de Praga
extiende tus manos
 para amparar y bendecir nuestro querido hogar
 y custodia las habitaciones y los aposentos.
 
Te proclamamos Dueño y Señor
 de todos nosotros, y por lo tanto,
 a los buenos espíritus déjalos pasar
 y a los malos ciérrales el paso.
 

Bendice el pan, Santo Niño Jesús de Praga,
 y que nuestra ambición quede satisfecha
 con los dones que nos otorgas cada día.

Presérvanos del pecado, sumo mal,
 del fuego, de las inundaciones,
 defiéndenos de las gentes malvadas y perversas
 y protege la llama sagrada del hogar.

Haz Niño Jesús de Praga
 que los niños crezcan puros en tu presencia,
 santificados, en tu halito divino.

Impide que el pecado transponga nuestro umbral
 y aliéntanos Niño Jesús de Praga
 para llevar la cruz
 que por nosotros debiste soportar.

Santo y milagroso Niño Jesús de Praga
 extiende tus manos para bendecir y proteger
nuestro querido hogar, ahora y siempre.

 Amén.

 
La historia del niño milagroso Jesús de Praga se remonta a hace más de cuatrocientos años.

María Manriquez de Lara, en 1556, se casó con Vratislav Pernstyn, un noble checo, que trajo a Praga, Checoslovaquia, una estatua de El Santo Infante con un disfraz de rey.
 
Según una vieja leyenda, la estatua fue modelada por un fraile piadoso, a quien le había sido revelada la imagen en una visión por El Santo Infante.


La estatua tiene dieciocho pulgadas de altura y está hecha de madera recubierta de cera. La mano izquierda sostiene un globo en miniatura, coronado por una cruz, que significa la realeza mundial del Niño Jesús. La mano derecha se extiende en bendición. Los dos primeros dedos se levantan para simbolizar las dos naturalezas de Cristo.
 
La estatua del Santo Infante se convirtió más tarde en propiedad de la hija de María, Polixena. Polyxena estuvo casada con el duque Wilhelm de Rosenberg, primer señor del reino, Gran Bourgrave de Praga y caballero del vellocino de oro. Después de su muerte, Polyxena se casó por segunda vez con el barón Zdenek Vojtech Popel de Lobkowitz, el Gran Canciller del Reino, el Caballero del Toisón de Oro y el Príncipe del Santo Imperio. En 1629, Polyxena decidió poner la estatua del Santo Infante a disposición de todos los creyentes y, en consecuencia, la dedicó al Monasterio de los Carmelitas y la Iglesia contigua de Nuestra Señora de las Victorias en Praga.
 
Dicen que ella dijo: “Traigo mi posesión más querida. Honra al niño Jesús y nunca dejes de quererlo”. Los frailes pronto adquirieron una devoción por el niño Jesús y recurrieron a Él en sus necesidades. Muchas bendiciones recibieron de Él:
 
En este tiempo, la Guerra de los Treinta Años se estaba librando. Praga fue asediada varias veces y finalmente fue vencida y saqueada por los ejércitos de Sajonia en 1630. Los carmelitas huyeron y la estatua de El Santo Infante fue guardada detrás del altar mayor de la Iglesia de Nuestra Señora de las Victorias.
 
Cinco años después, en 1635, después del Tratado de Praga, los Carmelitas regresaron a Praga y a su monasterio en la Iglesia de Nuestra Señora de las Victorias. Los frailes se olvidaron por completo de la estatua de El Santo Niño y su devoción por Él. En 1637, un padre carmelita,  Cirilo, que tenía una gran devoción por el niño Jesús, regresó al monasterio en Praga (había sido uno de los que huyeron en 1630). Encontró la estatua detrás del altar mayor. Las manos de la estatua se habían roto. Fue en este momento cuando cuentan que el Infante se apareció al Padre Cirilo y le dijo:
 
“Ten piedad de Mí, y yo tendré piedad de ti. Dame mis manos, y yo te daré paz. Cuanto más me honres, más te bendeciré ”.
 
La última oración se ha convertido en la pieza central de la devoción mundial al Niño Jesús de Praga. El Padre Cirilo, inspirado por el Infante, realizó muchos intentos inútiles de recaudar el dinero para las reparaciones necesarias para la estatua de El Santo Niño. Finalmente encontró benefactores que pagaron no solo la restauración de la estatua, sino la construcción de una capilla expresamente destinada a su veneración.
 
Desde ese momento hasta el presente, la devoción a El Divino Niño Jesús de Praga ha continuado y se ha extendido por todo el mundo.



 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Entrada destacada

DICCIONARIO DE SANTERÍA

Abikú: Un espíritu dañino que posesiona a un niño pequeño y lo enferma hasta que muere.   Acuelle: Bendición.   Afoché: Un polvo...