VIRGEN DEL CARMEN, ORACIÓN PARA ALCANZAR SU PROTECCIÓN CONTRA TODO MAL


El domingo 16 de julio de 1251, cuando Simón Stock se arrodilló en oración, se le apareció Nuestra Señora, sosteniendo al Niño Jesús en un brazo y al Escapulario marrón en el otro.
 
Nuestra Señora le dio a San Simón el escapulario para los carmelitas con la siguiente promesa, diciendo:
 
Recibe, mi amado hijo, este hábito de tu orden: esto será para ti y para todos los carmelitas un privilegio, ya que todo el que muera llevándolo con el, nunca sufrirá el fuego eterno... Será un signo de salvación, una protección en peligro y una promesa de paz ".
 
ORACIÓN
 
Oh Virgen del Carmen,
fragante flor del Carmelo,
esplendor brillante del Cielo,
ilumina mis oscuros caminos.


Oh Madre amable, mujer sin mancha,
postrados reverentes ante tu sagrada imagen
te pedimos tu poderosa mediación,
protégenos en todo momento y situación,
quédate con nosotros,
no faltes en nuestras vidas.

A ti nos acogemos siempre confiados
míranos con tus benditos ojos compasivos
y alcánzanos de tu querido Hijo:

(hacer la petición).

Madre mía:

Tengo mil dificultades: ayúdame.

De los enemigos del alma: sálvame.

En los desaciertos: ilumíname.

En mis dudas y penas: confórtame.

En mis soledades: acompáñame.

En mis enfermedades: fortaléceme.

Cuando me desprecien: anímame.

En las tentaciones: defiéndeme.

En las horas difíciles: consuélame.

Con tu corazón Maternal: ámame.

Con tu inmenso poder: protégeme.

Y en tus brazos al expirar: recíbeme.

Amén.

Rezar la Salve y tres Ave Marías

Nuestra Señora del Monte Carmelo es la patrona de la Orden Carmelita. El Monte Carmelo, cerca de la moderna ciudad portuaria de Haifa, Israel, no está lejos de donde Cristo creció. Esta había sido una montaña sagrada mucho antes del nacimiento de Nuestro Señor y en el siglo XII se había convertido en el hogar de los monásticos carmelitas, con una devoción particular a la Virgen María como su patrona.
 

 
A fines del siglo XIII, una disputa política y religiosa había provocado que los carmelitas partieran del monte Carmelo y viajaran a Europa.
 
Algunos carmelitas establecieron monasterios tan al norte como Inglaterra. Allí, en el siglo trece, un carmelita, San Simón Stock, recibió el Escapulario marrón de Nuestra Señora después de haber escrito la hermosa oración de "Flos Carmeli".
 
La Virgen también le dio a San Simón Stock  su promesa de la perseverancia final y el privilegio Sabbatino a aquellos que mueran usando el Escapulario Marrón. En pocas palabras, el privilegio Sabbatino consiste en la intercesión de Nuestra Señora para llevar el alma del portador escapular al cielo el primer sábado después de su muerte.

Durante más de cuatrocientos años, el uso del Escapulario marrón (Carmelita) fue muy popular entre los fieles católicos, pero luego cayó en desuso siendo considerado una "curiosidad". Este sacramental, junto con otros, ahora está encontrando un resurgimiento de popularidad especialmente entre los jóvenes católicos.

“Oh, hermosa flor del Carmelo,
la vid más fructífera,
esplendor del cielo,
santa y singular,
que dio a luz al Hijo de Dios,
aún siendo una virgen pura,
nos ayuda en nuestra necesidad.
 
Oh Estrella del Mar,
ayúdanos y protégenos.
Enséñanos que eres nuestra madre.
 
Amén."

 

 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Entrada destacada

DICCIONARIO DE SANTERÍA

Abikú: Un espíritu dañino que posesiona a un niño pequeño y lo enferma hasta que muere.   Acuelle: Bendición.   Afoché: Un polvo...