ORACIÓN A LA VIRGEN DEL CARMEN PARA DESHACER MAGIAS Y MALEFICIOS

 
ORACIÓN

Por el poder de la Santísima Trinidad,
por el poder Creador
y con especial fervor a la Virgen del Carmen,
en quién tengo puesta toda mi devoción,
solicito el don, la virtud y el poder
de deshacer encantamientos,
amarres y ligamientos, magias,
hechizos, brujerías, conjuros, posesiones,
y todo mal dado o tirado
o cualquier maleficio.

Que todas las acciones de los ladrones,
traidores y toda clase de enemigos, 
queden destruidas por mí______


 
(decir aquí tu nombre).

En virtud y poder de mi
Ángel Protector y de Dios el Creador:
que seamos guardados mi familia y yo,
y demás personas que me quieren bien;
y por el poder del Creador,
y por el que me dejaron
el Redentor y San Cipriano,
los enemigos, adversarios y contrarios,
queden ligados y cortados de sus pasos, 
pensamientos y acciones.

Por el poder de la Santísima Trinidad,
de la Virgen del Carmen
y de mi Ángel de la guarda,
cuando me convenga o necesite
quede yo ______ invisible o multiplicado.

Por el poder que tuvieron
sobre el Faraón de Egipto,
José y su hermano Benjamín,
quede yo siempre libre y en victoria
sobre mis enemigos.

Por el poder que tuvieron
San Cipriano y Santa Justina,
y por la gloria, poder y virtud de San Agustín,
que fue consagrado por el Redentor
y la Virgen del Carmen,
tenga yo también propiedad, virtud y fuerza,
siendo salvado por la Cédula del Carmen,
y porque soy criatura que llevo la sangre de Jesús.
 
Amén.

Todos mis enemigos
queden ligados y derrotados,
y el mal espíritu y su poder.

In nomine Patris, et Filii, et Spiritus Sancti,
 
Amén.

Se rezan tres Padrenuestros
y tres Avemarías a la Virgen del Carmen,
para que nos dé la Cédula de Salvación.

Así sea.
 
Fue en el Monte Carmelo que el profeta Elías confundió a los sacerdotes de Baal y allí llevó al pueblo de Israel para adorar al Dios vivo. La tradición agrega que en la pequeña nube que anuncia el fin de la sequía, San Elías tuvo una visión mística de la Virgen que traería al mundo al Salvador y desde entonces los hijos espirituales de Elías llevaron en la montaña sagrada una vida que combina la soledad de los eremitas y la vida comunitaria.
 
En el momento de las Cruzadas, estos ermitaños estaban constituidos en un verdadero orden religioso, recibiendo la regla del Patriarca de Jerusalén: están los carmelitas, dedicados a la vida contemplativa bajo el patrocinio de la Santa Madre de Dios.
 
La conquista de Tierra Santa por los musulmanes obligó a los carmelitas a buscar refugio en Occidente.


De origen inglés, Saint Simon Stock (+1265) era superior general de la Orden de los Hermanos de Nuestra Señora del Monte Carmelo en este momento cuando, huyendo de Tierra Santa, los monjes llegaron a establecerse en Europa.
 
Profundamente devoto a la Virgen María, en la noche del 16 de julio de 1251, fue favorecido por una visión de la Madre bendita, durante la cual ella le entregó el escapulario, diciendo:
 
"Aquí está el privilegio que te doy, a ti y a todos los hijos del Carmelo. Quien muera vistiendo esta prenda será salvado."
 
El 16 de julio de 1858, la Virgen Inmaculada se apareció a Santa Bernadette por última vez en la Gruta de Lourdes: no llevaba la túnica blanca que era azul, pero si lucía la librea de Carmelo y Bernadette diría: "¡Nunca la había visto tan hermosa! ".
 
También en Fátima, durante la aparición del 13 de octubre de 1917, durante el milagro del sol, Nuestra Señora se mostró a los tres niños vestidos con el vestido carmelita, para evocar los gloriosos misterios del Santo Rosario.

 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Entrada destacada

DICCIONARIO DE SANTERÍA

Abikú: Un espíritu dañino que posesiona a un niño pequeño y lo enferma hasta que muere.   Acuelle: Bendición.   Afoché: Un polvo...