SAN MALAQUÍAS, ORACIÓN PARA EVITAR UN DIVORCIO


Vuélvete a mí, para que yo vuelva a ti,
dice el Señor de los ejércitos"
(Malaquías 3: 7)

 
ORACIÓN
 
Glorioso San Malaquías
cuyo nombre nos da a entender que eres
un auténtico mensajero de Señor,
tu que acusaste a los judíos de negligentes
con sus devociones religiosas,
a pesar de haber sido liberados del exilio
y conseguido la reconstrucción del Templo.


 
Dirige hoy hacia mi, tu favor y mediación,
a mi, pecador que por diversas circunstancias,
problemas y aflicciones para las que
sin encontrar solución posible,
estoy en la tesitura de perder la fe
que siempre he tenido en Dios Nuestro Señor.

En tu época la situación de los matrimonios
era un problema particularmente preocupante,
ya que muchos de los judíos retornados
se casaron con extranjeros
y luego adoptaron costumbres idólatras,
por lo que varios se divorciaron casualmente,
causando angustia familiar y religiosa.

Tu que ayudaste a resolver con eficacia este problema
intercede hoy por mi, y ayúdame
a resolver los problemas matrimoniales
que están causando aflicción y desasosiego
tanto para mi como para mis hijos,
pues de no ser así, no podré evitar el divorcio,
y mi familia se verá gravemente perjudicada.

Tu que fuiste un gran hombre
con un corazón cercano a Dios
y un profundo cuidado por las almas
de todo hijo de Dios, atiende hoy mi súplica
y procúrame oportunidades de dialogo y compresión,
para que podamos abrir nuestros corazones
y de buena fe, volver al camino del amor,
de la complicidad, del cariño y de la unión familiar.

Te suplico que en mi vida se de
una nueva y fructífera oportunidad
para solucionar errores del pasado
y abrir nuevas vías a un futuro prometedor
donde vuelva a reinar la felicidad en mi hogar,
por el bien de todos nosotros
y para agrado de Dios Nuestro Señor.

Glorioso San Malaquías, no dejes que pierda la fe,
restaura mi vida matrimonial sin rencores
y no permitas que un divorcio destruya nuestras vidas.

Amén
 
Rezar 3 Padre Nuestro.


 
Entre los doce profetas menores y de todos los del antiguo Testamento, San Malaquías es el último de todos ellos.

Su nombre significa ángel del Señor, y se conjetura que este profeta había sido, un ángel enviado por el Señor y que con forma humana había sido elegido para profetizar.

Pero esta opinión no es seguida por la Iglesia ni debe serlo, pues sólo prueba la afición humana a lo
 extraordinario.
 
Otros, con los judíos, creen que Malaquías es el mismo personaje que Esdras, creencia que está destituida de fundamento.
 
La opinión más recibida es que era de la tribu de Zabulón, y que había nacido en Sopha. Profetizó en tiempo de Nehemías, bajo el reinado de Artajerjes Longimano, en ocasión que había grandes disidencias entre los sacerdotes y el pueblo de Judá, es decir, por los años de 408 al 412 antes de Jesucristo.
 
Sus profecías están en hebreo y contienen tres capítulos: en ellas predice la abolición de los sacrificios judaicos, y la institución de un nuevo sacrificio que debía ser ofrecido en todo el universo. Enseña a los sacerdotes la pureza de las ofrendas que presentan a Dios, y anuncia el juicio final y la venida de Elías.
 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Entrada destacada

DICCIONARIO DE SANTERÍA

Abikú: Un espíritu dañino que posesiona a un niño pequeño y lo enferma hasta que muere.   Acuelle: Bendición.   Afoché: Un polvo...