SAN JORGE, ORACIÓN PARA LOS QUE SON VÍCTIMAS DE ACOSO, MALOS TRATOS, ABUSOS Y HUMILLACIONES

 
San Jorge es el santo patrón de Inglaterra. Se identifica popularmente con los ideales de honor, valentía y galantería ingleses, pero en realidad no era inglés ya que había nacido en Capadocia. San Jorge es el gran defensor de los oprimidos y de las víctimas.

Es el santo patrón no solo de Inglaterra sino también de Aragón, Cataluña, Palestina, Portugal, Alemania y Grecia; y de Moscú, Estambul, Génova y Venecia.
 
También es el santo patrono de los soldados, arqueros, caballería, granjeros y trabajadores de campo, jinetes y talabarteros, y ayuda a quienes padecen lepra, plaga y sífilis.
 
ORACIÓN
 
Glorioso y batallador san Jorge,
poderoso Señor,
ejemplo de los humildes,
que de los vicios nos defendiste con tu lanza,
y de las energías perversas,
para transportarnos a la Luz.


Glorioso San Jorge,
que siempre ayudaste a los pobres,
cobijaste a los desamparados,
protegiste a los desvalidos,
amparaste a los necesitados,
con grandeza y humildad,
con abnegación y generosidad.

Te pedimos nos ampares y defiendas
de las injusticias de las que somos victimas.

Usa tu gran poder en nuestra defensa,
y cambia los acontecimientos
para que no seamos acosados
ni maltratados nunca mas.

Cambia los corazones de quienes nos dañan,
vuélvelos mansos y humildes,
destierra de ellos la ira y la soberbia,
y nos permitas el maltrato,
tanto físico como psicológico.

Defiende con tu lanza a los mas débiles,
y ablanda el carácter de los agresivos,
orgullosos, coléricos y amargados,
de los que dominados por sus vicios,
no pueden controlar su carácter
y agreden y dominan a los mansos.

Protégenos del sufrimiento,
valiente guerrero,
e infúndenos coraje y valor,
para podernos defendernos
por nosotros mismos.

Oh, Dios bueno y complaciente,
por la humildad de tu glorioso mártir, San Jorge,
humildes te pedimos la eficacia de tu intercesión,
y vencido de los peligros, que me acongojan,
logremos feliz puerto en nuestras fatigas,
y pasar salvos las zozobras de la muerte física
y después de la cual te alabemos en la Gloría.

Amén.

La historia de San Jorge está tan envuelta en mitos y leyendas que es difícil extraer los hechos históricos de una vida real. Algunos creen que nunca existió o que es una versión cristianizada de un mito pagano más antiguo.


En los primeros siglos del cristianismo, los seguidores escribían relatos fabulosos de las vidas de sus héroes. Esto mejoró la reputación de San Jorge, pero dejó los detalles de su vida muy borrosos.

Lo que creemos que es la verdad es que Jorge nació en Capadocia, un área que ahora se encuentra en Turquía, en el siglo III; que sus padres eran cristianos; y que cuando murió su padre, la madre de Jorge regresó a su Palestina natal, llevándose a su hijo con ella. Jorge se convirtió en un soldado en el ejército romano y ascendió al rango de Tribuno.

El emperador Diocleciano (245-313 dC), comenzó una campaña contra los cristianos a principios del siglo IV. Alrededor del 303 dC, se dice que San Jorge se opuso a esta persecución y renunció a su puesto militar en protesta.

San Jorge rompió la orden del emperador contra los cristianos. Esto enfureció a Diocleciano, y el, fue encarcelado y torturado, pero se negó a negar su fe. Finalmente, fue arrastrado por las calles de Diospolis (ahora Lydda) en Palestina y decapitado. Se dice que la esposa de Diocleciano estaba tan impresionada por la resistencia de Jorge que se convirtió en cristiana y que ella también fue ejecutada por su fe.
 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Entrada destacada

DICCIONARIO DE SANTERÍA

Abikú: Un espíritu dañino que posesiona a un niño pequeño y lo enferma hasta que muere.   Acuelle: Bendición.   Afoché: Un polvo...