SAN ANTONIO DE PADUA, ORACIÓN PARA HACER AL SANTO PETICIONES DE URGENCIA


San Antonio es patrono de los pobres, de los marineros y pescadores, de los sacerdotes y viajeros, protector y guardiana de los correos.

Historia del pan de san Antonio

 
Muchas personas hacen donaciones para ayudar a los pobres en acción de gracias por los regalos que han atribuido a la intercesión de San Antonio. Lo llaman el pan de San Antonio. Se dice que la historia del pan de San Antonio comenzó en 1263, cuando una querida niña se ahogó cerca de la basílica de San Antonio.
 
La madre de la niña oró por la intercesión de San Antonio y prometió que si la niña le era devuelta, le daría a los pobres su peso en grano para que pudieran hacer pan, un gran regalo en un momento de pobreza y hambre.


Cuando la niña fue milagrosamente regresada a la vida, la mujer fue fiel a su palabra y comenzó la tradición de dar limosna a los pobres en nombre de San Antonio. Es una hermosa tradición de generosidad y caridad para los pobres. Y es apropiado que se haga en nombre de San Antonio, ya que él es el santo patrón de los pobres.
 
 
ORACIÓN
 
Oh! San Antonio de Padua,
santo de los milagros,
santo de la ayuda a los necesitados,
necesito tu ayuda:
 
 Tengo necesidad de este favor urgente:

(hacer la petición)

Llevo en mis manos una imagen
con tu ilustre nombre y acudo a ti,
¡oh admirable y esclarecido protector mío!,
porque siempre he tenido grandísima confianza
en que me habéis de ayudar
en todas mis necesidades y problemas,
rogando por mi al Señor a quien servisteis,
a la Virgen Santísima a quien amasteis
y al divino Niño Jesús que tantos favores os hizo.

Rogadles por mi, para que
por vuestra poderosa intercesión
me concedan mi petición,
siendo para Gloria de Dios
y bien de mi alma.

Amén.

Rezar Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
 

San Antonio nació en 1195 (13 años después de San Francisco de Asís) en Lisboa, Portugal. Fue bautizado con el nombre de Fernando, sus padres, Martin y Mary Bulhom, pertenecían a una de las familias más prominentes de la ciudad.

A la edad de 15 años Fernando ingresó en la orden religiosa de san Agustín.

San Antonio fue mostró por primera vez su gran don de predicador en una reunión para la ordenación de dominicos y franciscanos en 1222. Después de que terminaron su comida, el provincial sugirió que uno de los frailes diera un breve sermón. No había voluntarios entre el grupo, por lo que se le pidió a Antonio que dijera "solo algo simple", ya que presumiblemente no tenía educación y en ese momento solo tenía 27 años.


Antonio, aunque al principio se resistió a la oferta, finalmente comenzó a hablar de una manera simple e ingenua. El "fuego" dentro de él se hizo evidente. Su conocimiento era inconfundible, pero fue la manera apasionada en la que habló lo que realmente impresionó a todos los asistentes.

Anthony viajó incansablemente tanto en el norte de Italia como en el sur de Francia, hizo unos 400 viajes, eligiendo las ciudades donde se encontraban los herejes.

De vuelta en Padua en 1231, Antonio predicó sus últimos y más famosos sermones de Cuaresma. Las multitudes eran tan grandes, a veces hasta 30.000 personas, que las iglesias no podían contenerlas, así que predicaba en las plazas o los campos abiertos. La gente esperaba toda la noche para escucharlo. Se necesitaba un guardaespaldas para protegerlo de las personas armadas con tijeras que querían cortar un pedazo de su hábito como una reliquia. Después de su misa y sermón de la mañana, Antonio escuchaba confesiones. Esto a veces duraba todo el día, al igual que su ayuno y oración constante.

La gran energía que había gastado durante la temporada de Cuaresma lo dejó agotado. Fue a un pequeño pueblo cerca de Padua para descansar y recuperarse, pero pronto se dio cuenta de que la muerte se acercaba y quería regresar a Padua, la ciudad que amaba. Sin embargo, el viaje en una carreta lo debilitó tanto que tuvo que detenerse en Arcella, donde recibió los últimos sacramentos, cantó y rezó con los frailes de allí.
 
Cuando uno de ellos le preguntó a Antonio qué estaba mirando con tanta atención, él respondió: "¡Veo a mi Señor!", Murió en paz poco tiempo después. Tenía solo 36 años y había sido franciscano tan solo durante 10 años.

La historia y la tradición de la devoción a San Antonio de Padua comenzaron casi inmediatamente después de su muerte el 13 de junio de 1231. Miles de personas vinieron a ver el cuerpo de Antonio y asistieron a su entierro. Su tumba se convirtió de inmediato en un lugar de extraordinaria devoción y numerosos milagros.
 
Al año siguiente, su amigo, el papa Gregorio IX, conmovido por los muchos milagros que se le atribuyeron durante su vida y que ocurrieron en su tumba, lo declaró santo. En 1946, el Papa Pío XII declaró oficialmente a San Antonio como doctor de la iglesia.

Muchas personas piensan que San Antonio es el "buscador de cosas perdidas". La razón para invocar la ayuda de San Antonio para encontrar objetos perdidos o robados se remonta a un incidente en su propia vida.
 
Según la historia, tenía un libro favorito de salmos que era muy valioso para él. Como esto fue antes de la invención de la imprente, el libro estaba impreso a mano, pero aún más valiosas eran sus notas personales y los comentarios que había hecho en el Salterio para ayudar a enseñar a los estudiantes en la orden franciscana. Se sospechaba que un novato que se había ido de la comunidad había robado el Salterio. Antonio oró por la devolución de su amada posesión. Poco después, el novicio devolvió el libro y buscó el perdón de Antonio, que le fue dado.

 
 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Entrada destacada

DICCIONARIO DE SANTERÍA

Abikú: Un espíritu dañino que posesiona a un niño pequeño y lo enferma hasta que muere.   Acuelle: Bendición.   Afoché: Un polvo...