COMADREJA, TÓTEMS DE ANIMALES MEDICINA


El significado del tótem comadreja varía en muchas culturas. En la cultura griega, la comadreja era como un presagio de mala suerte, especialmente si una mujer se iba a casar. Se dice que la comadreja es una novia infeliz atrapada en el cuerpo de una comadreja, y está obligada a destruir la boda. En la astrología nativa americana, una comadreja se interpreta como una mala señal. Simboliza a un ser astuto, y engañoso. También en la cultura japonesa, se considera que el grito de la comadreja trae desgracia. En Macedonia y Francia, la comadreja es un presagio de buena fortuna y no debe matarse.
 
La comadreja pertenece a la familia de los mustélidos, grupo en el que se encuentran también la mofeta, el tejón, la marta, el visón, la nutria, la garduña y el glotón.

 
Todos ellos se caracterizan específicamente por tener un cuerpo alargado, patas cortas y orejas redondeadas y pequeñas, así como también por secretar un intenso olor almizclado, por habitar igualmente en madrigueras subterráneas y por tener una dieta básicamente carnívora.
 
Los mustélidos se pueden dividir en tres categorías. En la primera de ellas se encuentran los que excavan en busca de alimento y no son estrictamente carnívoros, aunque la carne forme gran parte de su dieta, como la mofeta y el tejón. La segunda está compuesta por aquellos mustélidos que viven en entornos acuáticos y cazan a sus presas en ríos o mares, como la nutria. Y, por último, una categoría que engloba a todos los mustélidos carnívoros terrestres, grupo al que pertenece la comadreja.
 
Las comadrejas se alimentan de carne de forma casi exclusiva, atrapando ratones y otros roedores, pero siguiendo una dieta estrictamente natural cuando se halla en estado salvaje, detalle que debería dar que pensar a las personas que tienen a la comadreja como tótem, al menos en lo relativo a su salud.
 
Las comadrejas necesitan de ingentes cantidades de comida, pues ingieren cada día el equivalente a entre un tercio y la mitad de su peso corporal. Esto indica un enorme consumo de energía, que obliga a las comadrejas a comer numerosas veces a lo largo del día en pequeñas cantidades, práctica dietética que convendría que siguieran las personas que tienen a la comadreja como tótem.
 
Por otra parte, resulta llamativa la costumbre de la comadreja de cazar todas las presas que precisa para cubrir sus necesidades diarias antes de dar siquiera el primer bocado, almacenándolas en su madriguera para su posterior consumo.
 
La comadreja es una experta en el arte del rastreo y la persecución, y tiene un magnífico sentido del olfato, que le permite detectar el olor de la presa y rastrearla. Su cuerpo, largo y esbelto, le permite también perseguir a los ratones en el interior de sus propias madrigueras, exhibiendo una increíble habilidad para deslizarse a través de los agujeros más estrechos. De ahí que la medicina de la comadreja te pueda resultar útil para escabullirte de los más agobiantes apuros y para introducirte en áreas de la vida en las que otras personas no podrían entrar.

 
La comadreja es elegante, solitaria y muy silenciosa; características que se reflejan en las personas comadreja que, aunque suelen ser bastante solitarias, terminan descubriendo multitud de aspectos de las personas que las rodean.
 
Su habilidad para moverse silenciosamente les permite pasar desapercibidas, incluso cuando están entre la gente, por lo que muchas personas dicen y actúan delante de ellas sin percatarse de su presencia. La comadreja te puede enseñar a observar en silencio y a «oler» lo que está oculto sin que nadie se percate.
 
Según las tradiciones nativas americanas, la comadreja dispone de la medicina propicia para averiguar los secretos, de modo que confía en lo que tus sentidos te dicen respecto a otras personas, aunque eso traiga como consecuencia ciertas dosis de soledad, pues esto es parte de lo que la comadreja puede enseñarte.
 
Comparados con otros mamíferos, los mustélidos exhiben un alto grado de ferocidad, pudiendo encontrar un ejemplo de ello en la comadreja hembra, que es capaz de atacar a los seres humanos si ve que sus crías se encuentran en peligro.
 
Las comadrejas muerden habitualmente en el cuello a sus presas, de las que se cuelgan hasta que consiguen cortarles la médula espinal o hasta que se desangran; de ahí que no resulte extraño que las personas que tienen a este tótem acostumbren a «atacar a la yugular» de todo aquel que sientan como una amenaza o que intente aprovecharse de ellas; y que, una vez han clavado los colmillos, se cuelguen de él hasta que se da por vencido.
 
Recuerda que las comadrejas son carnívoras, y que las personas comadreja, si se enfadan, no dudarán en atacar de un modo u otro, aunque sea con cortantes y penetrantes ataques verbales, capaces de causar terribles heridas.
 
Las comadrejas son muy silenciosas cuando están de caza, pero disponen de un amplio abanico de vocalizaciones; de ahí que lo peor que puede hacer alguien que se enfrenta a una persona comadreja es suponer que se trata de una persona débil por el hecho de ser silenciosa.
 
Si la comadreja aparece como tótem, examina tu vida. ¿Convendría que desarrollaras tus capacidades de observación? ¿Estás hablando demasiado acerca de tus objetivos? Pues el hecho de contar a los demás cuáles son tus metas podría estar socavando la consecución de tus objetivos. ¿No estás profundizando lo suficiente? ¿Crees que existe un paso estrecho que deberías intentar atravesar? ¿Estás siendo totalmente sincero con los demás? ¿Lo están siendo los demás contigo? Si no es así, la comadreja te ayudará a verlo con claridad.
 
¿Estás pasando por alto algo que es obvio? ¿No estás confiando en tus propios sentimientos y en tus sentidos, con independencia de lo que digan los demás?
 
La medicina de la comadreja despertará tu capacidad innata para la observación silenciosa, te mostrará las mejores técnicas para eludir los problemas y te enseñará a perseguir tus metas a todos los niveles y con las máximas garantías de éxito.
 
 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Entrada destacada

DICCIONARIO DE SANTERÍA

Abikú: Un espíritu dañino que posesiona a un niño pequeño y lo enferma hasta que muere.   Acuelle: Bendición.   Afoché: Un polvo...