JIRAFA, TÓTEMS DE ANIMALES MEDICINA


La jirafa es el más alto de los mamíferos y, merece la pena hablar de ella ya que muchas personas de todo el mundo la tienen como tótem.
 
Su característica más destacada, la de su altura, le permite ver a gran distancia, hecho que guardaría relación con la previsión de acontecimientos que están por llegar. Su gran altura se la proporcionan, evidentemente, sus largas y finas patas y su también largo y esbelto cuello, siendo este último su rasgo más prominente.
 

El cuello es el punto de conexión entre la cabeza y el tronco, entre lo superior y lo inferior; por lo que, simbólicamente, es un puente. Y todo puente permite el cruce entre esferas y percepciones diferentes. De ahí que su largo cuello, combinado con su excepcional visión, hagan de la jirafa un tótem muy poderoso para percibir a gran distancia y ver lo que te aguarda en el horizonte.

Las jirafas tienen un cuello extraordinariamente fuerte, al punto que las jirafas macho ponen a prueba sus fuerzas entrelazando los cuellos, y que un golpe defensivo con la cabeza, impulsada por los músculos del cuello, es capaz de hacer retroceder a cualquier depredador. Todo lo cual nos estaría sugiriendo la idea de que, ante un ataque, utilicemos con la máxima potencia aquello que es más natural en nosotros.
 
La garganta y el cuello guardan relación también con la expresión y la comunicación; pero, curiosamente, las jirafas no emiten sonido alguno, salvo algún que otro resoplido, dado que se comunican a través del lenguaje corporal. De manera que, si la jirafa se te ha aparecido como tótem, ¿no estarás hablando más de lo conveniente? ¿O quizás te estás callando algo que deberías decir? ¿Estás permitiendo que los demás hagan comentarios inadecuados, o permites que sus palabras te afecten?
 
Si la jirafa ha entrado en tu vida, conviene que te hagas algunas preguntas: ¿Estás viendo lo que se te avecina? ¿Temes mirar hacia delante? ¿Estás contemplando el punto de vista de los demás? ¿Estás dejando que te afecte la negativa de la otra persona a considerar tu punto de vista? ¿Estás viendo las consecuencias de tus pensamientos, palabras y actos? La jirafa te puede ayudar a responder a estas preguntas.
 
Pero las patas largas y delgadas de la jirafa también tienen su simbolismo, dado que las patas, o piernas, nos permiten movernos, hecho que simboliza el equilibrio y la capacidad para avanzar y progresar. En el caso de la jirafa, la persona tendría los pies bien asentados en el suelo, pero la cabeza en el cielo. ¿Te resistes a entrar en nuevas áreas que posiblemente están hechas para ti? ¿Te estás resistiendo al cambio? ¿Te da miedo el futuro? Pues la jirafa te puede mostrar el futuro, y puede mostrarte también cómo llegar a él en las mejores condiciones.
 

Cuando corre, la jirafa armoniza las inercias de los movimientos de las patas y el cuello, indicándonos que no basta con ver el futuro, sino que también debes moverte en dirección a él, y la jirafa te puede enseñar a hacerlo de la manera más elegante.
 
La jirafa se alimenta de ramas verdes, hojas y brotes, y utiliza la lengua para arrancar las hojas de los árboles. Pero, por desgracia, sus largas patas le dificultan en gran medida bajar la cabeza para beber en charcas y ríos, por lo que ha desarrollado un mecanismo adaptativo que le permite pasarse varios días sin beber agua. Es justo cuando necesita beber cuando se hace más vulnerable, pues tiene que abrir considerablemente las patas y dejar expuesto su largo cuello para bajar la cabeza. Esto es una advertencia para todos aquellos que tienen a la jirafa como tótem, pues les indica que se hacen muy vulnerables cuando dejan de mirar al horizonte durante demasiado tiempo. O lo que es lo mismo, si te detienes y te muestras demasiado complaciente, la vida puede empezar a hacerse cada vez más difícil para ti.
 
La jirafa tiene una elegante cabeza, que refleja en gran medida su carácter social. A las jirafas les gusta la compañía, siendo sus lazos más fuertes los que se establecen entre madres e hijos; de ahí que las personas jirafa tengan también unos fuertes vínculos familiares y de amistad.
 
Un detalle muy significativo de las jirafas lo constituyen sus cuernos, que no guardan parecido alguno con los de ningún otro animal, puesto que son una especie de tocones largos y romos cubiertos de piel que nunca se renuevan. Los cuernos y las cornamentas vienen a ser una especie de antenas para las facultades mentales superiores. Pero, además, la jirafa tiene la peculiaridad de tener tres cuernos, si bien el tercero de ellos, situado en el centro, justo por encima de los ojos, parece más bien una protuberancia bajo la piel. Sin embargo, su ubicación resulta de lo más significativa, pues esa región de la cabeza está relacionada con el tercer ojo, el ojo interior, sede de la intuición superior; cosa que no hace otra cosa que reforzar la idea de esa percepción a larga distancia que la jirafa puede despertar en ti.
 
 


0 comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Entrada destacada

DICCIONARIO DE SANTERÍA

Abikú: Un espíritu dañino que posesiona a un niño pequeño y lo enferma hasta que muere.   Acuelle: Bendición.   Afoché: Un polvo...