WAPITÍ (CIERVO CANADIENSE), TÓTEMS DE ANIMALES MEDICINA

 
Este tótem nos enseña cómo equilibrar nuestros esfuerzos para poder proporcionar energía constante sin quemarnos. Es un medicamento particularmente importante en estos momentos cuando hay mucho estrés.
 
El ciervo canadiense es uno de los animales de aspecto más regio de Norteamérica. Es un animal poderoso y fuerte, que en otro tiempo cubría toda América del Norte pero que, para finales del siglo XIX, había sido exterminado en la mitad oriental de Estados Unidos. Afortunadamente, en la actualidad es una especie protegida, y ha encontrado su refugio en las montañas del oeste del país.

 
Los indios shawnee llamaban a este animal wapití, nombre que quizás resulte más adecuado, puesto que los colonos blancos dieron en llamarle «alce» por su parecido con el alce europeo, cuando en realidad pertenecen a subfamilias distintas.
 
El ciervo canadiense es un animal de gran fortaleza, potencia y resistencia, capaz de trotar a buen ritmo durante prolongados períodos de tiempo. De hecho, una de sus principales defensas consiste en dejar atrás a sus depredadores, que no pueden seguir su intenso ritmo.
 
Si un wapití ha entrado en tu vida, puede significar que estás a punto de acelerar el paso, aunque también puede haber aparecido para enseñarte a llevar un ritmo más adecuado en tu vida. ¿Te has estado excediendo en algo? ¿Lo han hecho otras personas a tu alrededor? ¿Has abandonado o has pensado en abandonar demasiado pronto? ¿No estás luchando lo suficiente por aquello que anhelas? ¿Estás optando por el camino rápido y fácil, cuando un trote largo y constante sería lo mejor para ti en estos momentos?
 
El ciervo canadiense precisa de cuatro a cinco años para alcanzar la madurez; de modo que, si has puesto en marcha nuevos proyectos recientemente, quizás precisen de cuatro o cinco años para alcanzar su punto álgido.
 
El ciervo canadiense se muestra en su máximo esplendor durante el otoño, en la época del celo. Durante el resto del año, los wapitíes permanecen en los rebaños de su mismo género; los machos por una parte y las hembras por la otra. De ahí que la aparición del wapití como tótem quizás venga a recordarnos la necesidad de la compañía del sexo opuesto de vez en cuando para poder equilibrarnos.
 
¿Has estado descuidando tus necesidades en relación con las personas del sexo opuesto? ¿Sueles buscar la compañía de personas de un único género? ¿Has estado empleando demasiado tiempo con el sexo opuesto y no te has ocupado lo suficiente de la gente de tu propio sexo?
 
Durante la época del celo, el macho hincha el cuello y emite un bramido similar al sonido de una trompeta, que se escucha a varios kilómetros de distancia. Es esta una forma de reclamar el territorio y de afirmar la relación con las hembras de la especie.

 
El cuello, simbólicamente, es una zona puente, un punto de cruce, de encuentro y, en definitiva, un recordatorio de que todos necesitamos de la compañía del género opuesto. No tiene por qué haber necesariamente una relación sexual, pues basta con pasar un rato con personas del sexo opuesto para que equilibremos las energías y las llevemos a un nivel superior.
 
Pocos ciervos canadienses optan por una vida solitaria, pues la inmensa mayoría se congrega y vive en rebaños, permaneciendo la mayor parte del tiempo con los de su propio género. De ahí que, si el wapití ha aparecido en tu vida, podría estar reflejando de algún modo la necesidad de compañía o de un grupo de apoyo.
 
En los rebaños de ciervos canadienses existe una gran interacción de grupo, y disponen habitualmente uno o varios vigías que, en caso de peligro, hacen sonar las alarmas con sus bramidos y levantan como señal de advertencia el gran escudo anal que les caracteriza. Esto apunta a que, en ocasiones, el wapití aparezca para enseñarnos a vivir cooperativamente, en grupo. ¿Lo estás intentando hacer todo tú solo? ¿Lo hacen los demás? ¿Crees que tienes la fuerza y las energías suficientes como para hacerlo todo tú solo?
 
Las hembras de los wapitíes tienen incluso cuidadoras que se encargan de atender a los cervatos mientras el resto deambula en busca de comida. En caso de amenaza, las cuidadoras defienden a los jóvenes con sus agudas pezuñas, habida cuenta de la vulnerabilidad de los cervatos y del carácter extremadamente protector de los wapitíes; por lo que es muy posible que los padres y madres que tengan por tótem al wapití sean asimismo sumamente protectores y temibles ante cualquier amenaza que se cierna sobre sus hijos, sea imaginaria o real.
 
Los depredadores más habituales de los ciervos canadienses son el puma y el oso pardo, si bien los coyotes también se atreven con ellos cuando cazan en grupo. Pero, en tanto en cuanto se trate de un adulto sano, el ciervo canadiense dejará normalmente atrás a sus perseguidores.
 
El estudio de los depredadores del ciervo canadiense te ofrecerá más información sobre el tipo de energías que pueden manifestarse en tu vida.
 
El wapití se alimenta principalmente de hierbas y arbustos, y no suelen migrar, dado que tienen un pelaje grueso y abundante que les permite soportar fríos intensos. Si las condiciones climáticas se ponen realmente adversas, con intensas nevadas y ventiscas, los wapitíes pasan el invierno a los pies de las colinas, donde la vegetación es más accesible.

Todo aquel que trabaje con la medicina del wapití hará bien en llevar una dieta predominantemente vegetariana, dado que potenciará sus niveles de energía, reducirá el nivel de estrés e incrementará su resistencia.
 
Si ves que la pereza se adueña de ti, invoca la medicina del wapití, ajusta tu dieta y en solo dos o tres días notarás una considerable diferencia en tu estado general de energía.
 
 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Entrada destacada

DICCIONARIO DE SANTERÍA

Abikú: Un espíritu dañino que posesiona a un niño pequeño y lo enferma hasta que muere.   Acuelle: Bendición.   Afoché: Un polvo...