LEÓN, TÓTEMS DE ANIMALES MEDICINA

 
El león es el segundo felino más grande del mundo, por lo que convendría estudiar las características de los gatos en general, dado que el león incorpora muchas de ellas.
 
El león tiene su hábitat en la sabana africana, que sería otro tema que convendría que estudiara quien tenga al león como tótem, así como las características del antílope, que constituye la principal presa del león.


El león ha tenido una simbología diversa a lo largo del tiempo. Por una parte, es símbolo del sol y del oro, y fue la representación del dios-sol Mitra. Sin embargo, los egipcios creían que el león presidía las inundaciones anuales del Nilo, los primitivos cristianos consideraban que era el oponente terrestre del águila, y los alquimistas medievales lo relacionaban con el elemento base del azufre, representando al sol naciente con la imagen de un joven león, con todo lo que esto pudiera implicar.
 
Lo inusual del león, si se lo compara con el resto de los felinos, es que vive en manadas; por lo que, si se te aparece el león como tótem, cabrá esperar que emerjan aprendizajes y problemas de carácter social o grupal; incluso puede que sea el momento de examinar tu papel dentro del grupo.
 
Aunque los leones no destacan precisamente como cazadores a nivel individual, sí han conseguido desarrollar una excelente técnica cooperativa de caza en grupo, siendo las hembras las que más destacan en este cometido dentro de la manada. De hecho, son las hembras las que llevan la mayor parte del peso de la caza, pero también del cuidado de las crías, que llevan una existencia relativamente desasistida. Sin embargo, tanto padres como madres suelen ser pacientes y cariñosos con las crías, y de ahí que muchas personas con el león como tótem muestren también este tipo de cualidades con sus hijos.

Los machos se destacan a primera vista por su gran melena, pero trabajan muy poco y, aunque son apasionados, también son excesivamente celosos de las leonas. Ellos se encargan de defender a la manada de otros depredadores y, durante la caza, rugen para asustar a sus presas y enviarlas en la dirección donde se encuentran las leonas.

 
Si un león macho se te ha aparecido como tótem, quizás debieras evaluar tu utilidad dentro de algún grupo o comunidad en tu vida. ¿Crees que deberías hacer más de lo que haces? ¿Deberías ser más protector? ¿Sería bueno que cooperaras más?
 
El león no lucha por el placer de luchar; de hecho, evita las confrontaciones, y abandonará cualquier situación peligrosa si ve alguna posibilidad de escape; táctica que convendría tuvieras en cuenta si tienes al león como tótem. El león caza normalmente al acecho, utilizando el sigilo, y mata habitualmente a la presa mediante estrangulación, algo que deberían tener en cuenta los que tienen al león como tótem cuando persigan nuevos objetivos en cualquier área de la vida: actúa siempre con sigilo.
 
El hecho de que se asociara a un león joven con el sol naciente resulta muy significativo, debido al hecho de que sean las hembras de la manada las que hacen la mayor parte del trabajo, detalle que apunta al auge de las energías femeninas. El sol no siempre fue un símbolo masculino, en tanto en cuanto da a luz al nuevo día, y nutre y da calor a la vida. Por tanto, no estamos forzando las correspondencias cuando contemplamos al león como una afirmación de las energías femeninas que traen un nacimiento y un nuevo poder.
 
Toda vez que un león aparece, surge la oportunidad de despertar ante un nuevo sol, un nuevo día. Confía en tus energías femeninas, en tu creatividad, intuición e imaginación, pues son ellas las que traerán un nuevo amanecer a tu vida y no temas rugir si te sientes amenazado o no respetan tus límites. 



 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Entrada destacada

DICCIONARIO DE SANTERÍA

Abikú: Un espíritu dañino que posesiona a un niño pequeño y lo enferma hasta que muere.   Acuelle: Bendición.   Afoché: Un polvo...