SAN CAYETANO, ORACIÓN PARA PEDIR CASA, VESTIDO Y SUSTENTO

 
Su preocupación por los pobres siempre tuvo una fuerte presencia en la vida de San Cayetano, y practicó la caridad constantemente, ya sea en encuentros personales o en las instituciones fundadas, como fue un hospital para personas con enfermedades incurables. Incluso fundó un banco para los pobres con el fin de prestarles dinero sin el alto interés habitual que cobraban otros prestamistas.

Fue ordenado a la edad de 36 años y fundó una comunidad de sacerdotes, quienes vivieron una forma monástica de pobreza y oración. Vivieron y trabajaron estrechamente con los pobres para combatir la corrupción política y espiritual de la época.
 
ORACIÓN
 
¡Oh Glorioso san Cayetano!
¡Oh Divina Providencia! 
A ti fervoroso acudo
a rezarte tu oración
y con toda mi devoción
hacerte la petición
de casa, vestido y sustento.


Concédeme tu clemencia,
por tu infinita bondad,
arrodillado a tus plantas,
a Ti portento de toda caridad,
te pido por los míos casa,
 vestido y sustento.

Concédenos la salud,
llévanos por buen camino,
que sea siempre la virtud
que guie nuestro destino.

Tú eres toda mi esperanza,
eres el consuelo mío,
en Ti creo, en Ti confío.

Para que no olvides mi ruego
mi espiga de trigo te dejo,
recordando el gran milagro
que le hiciste al campesino,
de encontrar un gran trigal.

Tu Divina Providencia se extienda
 a cada momento
para que nunca nos falte casa,
 vestido, sustento
y los Santos Sacramentos
 en el último aliento.

Amén.

Depositar junto a la imagen de San Cayetano
una espiga de trigo (en recuerdo de su milagro)
y rezar 1 Padre Nuestro,
1 Ave María y 1 Gloria al Padre.

 
Saint Cayetano de Thiene (también conocido como San Gaetano), nació en octubre de 1487 en Vicenza, en el territorio veneciano, y murió en Nápoles en 1547. Bajo el cuidado de una madre piadosa, siempre fue un joven estudioso y ejemplar, y se graduó como Doctor utriusque juris en Padua a los 24 años de edad.

San Cayetano, fue fundador de la orden sagrada, cuyos miembros se llaman Theatines. Inmediatamente después de su bautismo, su madre lo consagró a la Santísima Virgen, rogándole humildemente que lo cuidara y tomara su bienestar espiritual bajo su protección maternal. Durante toda su vida quedó demostrado lo efectivas que habían sido las oraciones de su madre.
 
Nunca fue, incluso en sus años más tiernos, como otros niños; su mayor placer consistía en orar, construir pequeños altares, dar limosna a los pobres y ser muy perfecto en su obediencia a sus padres. Toda su conducta fue tal que, incluso en su infancia, ya lo llamaban santo.
 
Habiendo recibido, en Padua, el grado de leyes civiles y canónicas, llegó a Roma, donde fue ordenado sacerdote, y siendo el preferido del Papa Julio II, lo elevó a una alta posición eclesiástica.

Después de la muerte del Papa, renunció a su dignidad y regresó a su hogar, deseando trabajar más efectivamente para la salvación de las almas. Sirvió a los enfermos dentro y fuera de los hospitales, con una caridad incansable, en los difíciles momentos en que asolaba la peste.
 
Sus labores fueron al principio, confinadas a su ciudad natal. Más tarde, sin embargo, se fue a Venecia. Su principal objetivo era salvar almas. Persuadía a los enfermos con amables y gentiles exhortaciones y también los movió a la virtud por sus fervientes sermones.
 
El dicho popular era, que Cayetano parecía un serafín cuando estaba de pie ante el altar, y un apóstol cuando estaba en el púlpito.
 
Su devoción cuando decía misa, fue igualada por su fervor y celo mientras predicaba. Cada vez que tenía la oportunidad, trataba de ganar un alma para el Todopoderoso.
 
Después de un tiempo, volvió a Roma, donde, inspirado por Dios, y con la cooperación de otros tres hombres piadosos y eruditos, fundó una Orden para los sacerdotes que deseaban llevar una vida apostólica, reformar la negligencia del clero y la moral corrupta de la gente del mundo; observar cuidadosamente las ceremonias sagradas de la iglesia; restaurar la observancia de la conducta piadosa en los templos dedicados a la adoración del Altísimo; trabajar en oposición a los herejes; ayudar a los enfermos y moribundos, y en una palabra, a promover el bienestar de los hombres lo mejor que podían.

Impuso una obligación especial a los miembros en relación con el voto de pobreza; no solo se les prohibió tener ingresos anuales, sino incluso pedir limosna. Tuvieron que dejar todo el cuidado de su subsistencia a Dios y esperar pacientemente por lo que la Providencia les enviaría. Por difícil que parezca, aún se encontró a muchos dispuestos a soportar una pobreza tan extrema.
 
La primera casa de la orden estaba en Roma; pero fue abandonada después del primer año, debido a un avance de los soldados imperiales, que trataron a Cayetano con gran crueldad. Entre estos soldados había uno que anteriormente había conocido al Santo en Vicenza, y sabía que, en ese momento, era muy rico. Creyendo que Cayetano todavía poseía grandes tesoros, intentó arrebatárselos maltratándolo de la forma más brutal.
 
Cayetano nunca se despojó de su áspera camisa de pelo. Casi a diario se azotaba sin piedad. Al momento de alimentarse, era tan moderado, que su vida podría ser justamente llamada un ayuno continuo. Pasó la mayor parte de sus noches en ejercicios devotos, tomando un breve descanso sobre la paja. Nunca habló excepto para honrar a Dios o beneficiar al hombre. Fue infatigable en sus esfuerzos por la salvación de las almas, y por lo tanto, no es sorprendente que Dios le otorgue muchas gracias.
 
Una Nochebuena, cuando pasaba la noche en la Iglesia de Santa María la Mayor, se le apareció el Santo Niño y la Santísima Virgen, que lo llevó, lo depositó en los brazos del Santo, llenando su alma con el consuelo celestial.
 
El santo tuvo muchas otras visiones durante su vida, y fue visto a menudo en un estado de éxtasis durante sus oraciones. También poseía el don de la profecía, y curó milagrosamente a muchos enfermos.
 
Había un sacerdote de su orden, cuyo pie debía ser amputado. La noche anterior a la operación, el Santo examinó el pie, que estaba extremadamente inflamado y afectado con gangrena; la besó, hizo el signo sagrado de la cruz sobre ella, la vendó de nuevo, exhortando a la víctima a confiar en Dios y pedir la intercesión de san Francisco. Después de esto se volvió a Dios en oración. Cuando al día siguiente, el cirujano vino a realizar la amputación dolorosa y peligrosa, descubrieron, para su sorpresa, que el pie había sanado.

Recibió los últimos sacramentos con gran devoción, volvió sus ojos hacia el cielo y entregó su alma tranquilamente a Dios, en el año de nuestro Señor 1547.
 
Los conflictos en la ciudad cesaron poco después y la paz se restauró, como si Dios hubiera deseado para mostrar que Él había aceptado la vida de San Cayetano como una ofrenda de paz para la salvación de innumerables almas.
 
El Todopoderoso hizo muchos milagros para recompensar la gran fe que San Cayetano manifestó en la Divina Providencia, cuando instituyó una pobreza tan completa en su nuevo orden. Después de su muerte también, Dios lo honró haciendo muchos milagros a través de su intercesión.

 

 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Entrada destacada

LA DIVINA PASTORA, ORACIÓN PARA CONSEGUIR UN RUEGO MUY DIFICIL Y URGENTE

Santísima Madre de Dios, Virgen Hermosa, Divina Pastora de la almas, ruega hoy a Dios por mi, con todo tu amor infinito, con tod...