SAN JUAN DE DIOS; ORACIÓN PARA DEJAR VICIOS Y ADICCIONES

 
Juan de Dios nunca podría ver el sufrimiento sin tratar de hacer algo al respecto.

San Juan de
Dios es el santo patrono de los libreros, impresores, pacientes del corazón, hospitales, enfermeras, enfermos y bomberos, y es considerado el fundador de los Hermanos Hospitalarios.

ORACIÓN
 
Caritativo San Juan de Dios,
Santo bueno, lleno de caridad,
te pido intercedas por mí,
para ser fortalecido en mi voluntad
para dejar esta adicción:


(Hacer la petición para sí mismo
o para otra persona)

Continuar en este estado...
me aparta de Dios
y me hace daño físicamente,
perjudica a mi familia
y me trae grandes perjuicios en el trabajo,
el hogar y todas las esferas,
y es causa de ruina para mi
y para todos los que me rodean,
que ya apenas me reconocen.

Tú que conoces el lado oscuro del corazón
apiádate de mí y ruega por mi completa libertad,
pues mi adicción es una cárcel cruel
de la que es difícil salir.

Permite que yo tenga el control total
sobre esta dependencia,
que me aparta y aísla de los demás,
y que solo tenga sed de la palabra de Dios.

Ilumina mi entendimiento,
para saber que Dios ha puesto en mí
el gran potencial de la voluntad,
para que fortaleciéndola,
no me esconda detrás de falsas excusas
y falsas justificaciones que perpetúen esta adicción,
sabiendo que con Cristo todo lo puedo
y que para El no hay nada imposible,
ni siquiera mi presente necesidad.

Glorioso san Juan de Dios,
confiado en tu poderosa intercesión,
te pido me asistas con toda la ayuda necesaria,
ya sea humana, médica, psicológica,
con todos los recursos de los medios modernos
y tradicionales que Dios ha puesto al alcance mío
en el servicio de la medicina,
así como con las herramientas espirituales.

Te pido que yo sea dotado
de todos los elementos necesarios
para salir victorioso de este problema.

Pido esta ayuda poderosa
para la Gloria de Jesucristo Nuestro Señor.

Amén.

Rezar 1 Padre Nuestro, 1 Ave María
y 1 Gloria.

Los desamparados y los enfermos mentales a menudo han sido considerados como personas que no inspiran confianza y como los "no deseados en la sociedad". Así que la disposición de San Juan para ayudarlos y alimentarlos no siempre le hizo ganar amigos. Juan de Dios también estaba claramente dispuesto a sacrificar su tiempo, dinero y bienestar personal por los más pobres, enfermos y desesperados. Incluso una vez entró en un hospital en llamas para salvar a los pacientes cuando todos los demás no lo hacían por miedo. Después de rescatar a todas las personas, volvió a recuperar los colchones y suministros, sabiendo lo importantes que eran para cuidar a los enfermos.

 
A los 55 años, Juan saltó a un río embravecido para salvar a un niño que se ahogaba. Después de esto cogió una neumonía y pronto murió.

San Juan de Dios, obviamente, vivió el amor abnegado al que Cristo nos llama. Pero su devoción no siempre fue apreciada por una sociedad que vio su devoción como demasiado extrema. Esta opinión es común hoy en día y a menudo se nos dice que el "extremismo" en cualquier religión es perjudicial y da como resultado la violencia.
 
“¡La moderación!” Es el grito de una sociedad secular y cada vez más pluralista. "La religión está bien", nos dicen, "en la medida en que nos mantiene ocupados los domingos y nos dice que obedezcamos la ley. Pero no te la tomes muy en serio”.
 
Si bien esto puede ser cierto para otras religiones, el cristianismo moderado o poco entusiasta no es cristianismo. Seguir a Cristo es tomar en serio su llamada a alimentar y vestir a los pobres, a sanar a los enfermos y a poner las necesidades de todos los demás antes que a las nuestras. Si lo hacemos de todo corazón, inevitablemente nos veremos como excéntricos y extremistas en una sociedad que valora la riqueza y las apariencias sobre las personas. Pero los cristianos no pertenecemos principalmente a esta sociedad o incluso a este mundo. Nosotros pertenecemos a Dios. San Juan de Dios es un santo maravilloso que nos lo recuerda tanto en su vida como con su hermoso nombre.

Cuando sientes la necesidad de servir, ayudar o rezar, ¿actúas o te defiendes? Hoy, si sientes el impulso de hacer el bien, hazlo inmediatamente como lo hubiera hecho Juan de Dios sin pensar en lo práctico o vergonzoso que podría ser.

 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Entrada destacada

DICCIONARIO DE SANTERÍA

Abikú: Un espíritu dañino que posesiona a un niño pequeño y lo enferma hasta que muere.   Acuelle: Bendición.   Afoché: Un polvo...