ORACIÓN A EXÚ, EL RECEPTOR DE PEDIDOS


Exú es un Orisha, del grupo de los Orisha Oddé (guerreros). Él gobierna las manifestaciones de los malévolos. Para que el bien se manifieste, es necesario conocer el mal y las formas de evadirlo. Exú es también el dueño de los caminos y de las encrucijadas, así como el receptor de nuestros pedidos.
 
ORACIÓN
 
Señor de las encrucijadas,
del cruce de caminos,
que es más que un amigo
y con quien la confraternidad
 siempre he querido.

Trabajo muy duro y comprometido
el de ser mensajero y receptor
de todos nuestros pedidos
porque Oxalá u Obatalá así lo ha querido.


Siendo el más humilde entre los humildes
tienes la grandeza de los que se han engrandecido,
mitigando el dolor del afligido,
socorriendo al desamparado y desprotegido.

Cumples lo que has prometido
colaborando en la redención humana
sin distinción de emblemas,
razas, color o motivos.

Limpiando tu karma,
me ayudas a encaminar el mío,
luchando contra el mal
en todas sus formas o estilos.

Reflejas la sabiduría
de los que han comprendido.

¡Qué viva tu nombre, Exú!

Por los siete caminos,
por los siente senderos,
en donde has esclarecido
alejando las sombras
y todo lo oscurecido.
 

Exú siempre está haciendo trampas, engaña a los Orishas y los hombres en las diferentes leyendas o patakines. Se refiere a las desgracias que ocurren en nuestras vidas cuando no estamos en sintonía o equilibrio con lo que nos rodea.

 
Únicamente los Babalawos cargan y  dan a Exú ya que no es coronado.
 
Según ifá tiene 201 caminos. Los Babalawos lo consagran con diversos elementos de la naturaleza. No habla por el Dilogún y no va a itá. Trabaja directamente con Orunla; Él es el que toma ebbó y da cuenta de las ofertas.
 
La mayoría de los Oshas y Orishas están acompañados por un Exú específico. Además, todos los Odun de Ifá tienen su Exú particular. Exú como objeto de adoración está hecho por los awó de Orunmila.
 
La combinación Exú-Eleggua representa el vínculo constante entre lo positivo y lo negativo, de modo que todo cambio exige una crisis y no hay calma sin ella. Cuando un hogar está protegido denota la presencia de Elegua y cuando hay problemas es que Exú ha entrado.

La cultura occidental confundió a Exú con el diablo, pero eso no es correcto, en cualquier caso, podría confundirse con el diablo que tentó a Jesús; Exú, es el embaucador, pero en nada se asemeja al diablo, ya que su objetivo es provocar el caos como medida necesaria para obtener el equilibrio.

 



0 comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Entrada destacada

DICCIONARIO DE SANTERÍA

Abikú: Un espíritu dañino que posesiona a un niño pequeño y lo enferma hasta que muere.   Acuelle: Bendición.   Afoché: Un polvo...