TORO, TÓTEMS DE ANIMALES MEDICINA


Tanto el toro como su contrapartida femenina, la vaca, han sido siempre símbolo de fertilidad. Pero, en tanto que la vaca ha sido básicamente un símbolo de la maternidad y la nutrición no cruenta (pues es un animal del que obtenemos alimento sin necesidad de sacrificarlo), el toro solo puede proporcionar sustento tras su sacrificio, y de ahí que se haya convertido en símbolo por antonomasia de la fertilidad a través del sacrificio.
 
Por otra parte, mientras la vaca tiene connotaciones lunares (de hecho, a muchas diosas de la antigüedad se las engalanaba simbólicamente con unos cuernos de vaca), el toro ha sido siempre símbolo del sol.
 
En la mitología asiria se decía que el toro había nacido del sol, en tanto que al dios hindú Indra se le representa frecuentemente cabalgando un toro, mientras que a Brahma se le muestra sobre una vaca.
 
Tanto en Egipto como en Grecia se le dio culto al toro y, mientras al dios egipcio Osiris se le solía representar con una cabeza de toro, la mitología griega y romana nos han legado leyendas muy significativas acerca del toro, siendo probablemente la más conocida de ellas la historia del Minotauro.
 
En cualquier caso, creo sinceramente que un estudio profundo de los mitos y las tradiciones populares acerca del toro puede proporcionar información muy valiosa acerca de vidas pasadas para todas aquellas personas que tienen al toro como tótem.

El toro está vinculado, obviamente, con el signo astrológico de Tauro, que es un signo de tierra, un signo que guarda relación con las posesiones y que proporciona fecundidad en todo lo relacionado con lo mundano y lo terrestre, por lo que sugiero el estudio del signo zodiacal de Tauro para profundizar en sus significados.
 
El toro es masculino, pero tiene connotaciones implícitas de fertilidad de la Tierra, un planeta femenino en la astrología tradicional. Por tanto, en el toro nos encontraríamos de algún modo con la unión de lo masculino y lo femenino, y de ahí que unas veces se le represente como lunar (femenino) y otras como solar (masculino).
 
Por otra parte, los cuernos del toro simbolizan la luna creciente, lo cual lo vincula, también por aquí, con lo femenino. En cualquier caso, toda unión de lo masculino y lo femenino se convierte en una oportunidad para la fecundidad.
 
Si el toro se te aparece como tótem, deberías formularte algunas preguntas importantes: ¿Estás siendo todo lo productivo que podrías ser? ¿Necesitas sembrar nuevas semillas? ¿Eres demasiado testarudo y rígido? ¿Crees que te iría bien ser más sensible? ¿Te estás precipitando, en lugar de dejar que las cosas den frutos a su debido tiempo? ¿Te sientes inseguro, o percibes inseguridad en alguna persona a tu alrededor?
 
El toro te puede ayudar a comprender y trabajar los aspectos mundanos de la fertilidad, y te puede enseñar a mantener cierta estabilidad sin caer en la terquedad.
 
En definitiva, el toro te puede ayudar a estabilizar y afirmar tus energías femeninas de forma muy eficaz.
 
 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Entrada destacada

DICCIONARIO DE SANTERÍA

Abikú: Un espíritu dañino que posesiona a un niño pequeño y lo enferma hasta que muere.   Acuelle: Bendición.   Afoché: Un polvo...