MOFETA, TOTEMS DE ANIMALES MEDICINA


La mofeta es uno de los mamíferos más conocidos en América del Norte, aunque es también uno de los más incomprendidos.
 
Es un tótem muy poderoso, con unas connotaciones místicas y mágicas evidentes, como lo atestigua el modo en que la gente reacciona ante él, con un profundo respeto por lo que es y lo que es capaz de hacer. Y esto es una parte de lo que la mofeta te puede aportar, pues te enseña a mostrar respeto, esperarlo y exigirlo, y te permite no solo reconocer tus cualidades, sino también afirmarlas contundentemente.

 
La mofeta no se aparta del camino de ningún animal. Todo lo contrario, continúa caminando a su marcha habitual y con lo que sea que lleve en su cabeza, haciendo gala de una profunda confianza en sí misma. De modo que si la mofeta se te ha aparecido como tótem, es muy posible que pueda ayudarte en estos aspectos, haciendo que te sientas más seguro de ti mismo y más capaz de afirmar tu individualidad ante los demás.
 
El enemigo natural de la mofeta es el búho real americano, para quien la mofeta es su presa favorita, por lo que convendrá estudiarlo también con el fin de equilibrar la medicina de la mofeta y ver la mejor forma de aplicarla en la vida real.
 
Las mofetas no parecen sentir miedo alguno ante nadie, pero no por ello dejan de ser unos animales sumamente pacíficos. Van por el mundo sin prisas, en calma, y solo lanzan sus rociadas como último recurso, en un proceso que consta de tres fases.
 
En la primera fase, la mofeta patea el suelo y se vuelve de espaldas hacia ti. En la segunda, levanta la cola, pues la glándula que lanza la rociada está situada justo debajo de esta. Después de levantar la cola, la mofeta mira hacia atrás por encima del hombro, con el fin de disparar la rociada en el ángulo correcto. Y, finalmente, si la mofeta ha calculado bien las coordenadas al mirarte por encima del hombro, es ya demasiado tarde para ti.

La mofeta puede lanzar sus rociadas con una tremenda precisión hasta una distancia de entre 3,5 y 4,5 metros, y puede repetir el proceso hasta cinco o seis veces.
 
El liquido que lanza es una sustancia química con agentes irritantes, que no mata, pero puede provocar un fuerte escozor en los ojos y nublar los sentidos.
 
En ocasiones, la mofeta puede aparecer como tótem para enseñarnos cómo obtener más atención sin caer en la arrogancia o la irritación, y otras veces puede aparecer para ayudarnos a tratar con aquellas personas que nos resultan realmente irritantes.
 
El jugo de tomate sigue siendo la única solución para eliminar el olor de las rociadas de la mofeta, motivo por el cual las personas que la tengan como tótem pueden desarrollar cierta sensibilidad al tomate o mostrar un mayor apetito por esta hortaliza, cuyas cualidades y características convendrá estudiar también como medicina de compensación a la medicina de la mofeta.

El olor de la mofeta es uno de esos olores que casi todo el mundo puede reconocer, lo cual significa que la mofeta puede hacer que los demás reconozcan mejor tu posición y tus capacidades. Pero, por otra parte, el sentido del olfato tiene unos estrechos vínculos con la sensualidad y la sexualidad, como ha quedado demostrado en diversos estudios científicos, en los que se ha observado una estrecha relación entre las fragancias y las respuestas sexuales. En estos estudios, en los que se ha trabajado con feromonas, se ha descubierto una sorprendente similitud entre las células y las respuestas de los nervios olfativos, por una parte, y las células y las respuestas de los genitales por la otra. En cualquier caso, esto no es algo demasiado novedoso, puesto que las fragancias se vienen utilizando como afrodisiacos desde la antigüedad.

Lo que sí te puede resultar novedoso es que la medicina de la mofeta puede enseñarte a utilizar las fragancias de tal modo que obtengas llamativas respuestas en las personas que te rodean, hecho que puede llevarte también a profundizar en el estudio de la aromaterapia.

En términos generales, cuando la mofeta aparece, es muy probable que experimentes respuestas y apetitos sexuales más intensos, pero también que despiertes una atracción sexual más intensa en los demás.

Resulta curioso ver cómo responden las personas ante algunas fragancias, lamentándose de que ciertos olores les hagan perder el juicio, comentando algo como «Me gustaría saber qué olor es ese. Me recuerda a algo, y me está volviendo loco».


Las mofetas tienen una camada al año, compuesta normalmente por diez crías, y resulta llamativo que las crías sean ya capaces de lanzar rociadas desde el mismo momento en que abren los ojos, lo cual es un reflejo de los intensos niveles de energía con los que nacen las personas que tienen a este animal corno tótem. Durante su infancia, estas personas pueden pasar por ciclos extremos en los que se ven rechazadas y apartadas por los demás, o bien la gente compite por su compañía. Es decir, o tienen muchos amigos, o no tienen ninguno; o les resulta imposible estar solas, o siempre lo están.

Las crías de las mofetas se independizan a las 20 semanas de vida, pudiendo llegar a alcanzar en la naturaleza hasta los diez años de vida. Todo esto reflejará el tipo de ciclos que cabe esperar que se manifiesten en las personas que tienen a este tótem.

Se sabe que las mofetas pueden transmitir la rabia y que, de hecho, las madres portadoras de tal enfermedad pueden transmitírsela a sus crías, si bien estas no manifestarán los síntomas hasta llegadas las seis semanas de vida.

Así pues, las personas que tienen a la mofeta como tótem tendrán que aprender a equilibrar su capacidad de atracción y de repulsión que ejercen sobre los demás y que parece seguir un ciclo natural.

La mofeta es un animal en gran medida solitario, por lo que convendrá recordar que hay un tiempo para todo, que hay momentos para atraer a los demás y momentos en que será mejor evitarlos. Encontrar el equilibrio adecuado será lo que te traiga la prosperidad.

Entre las mofetas existen dos subespecies: la mofeta moteada y la mofeta listada, siendo esta última la más común y reconocible, con una doble franja blanca que discurre desde la cabeza hasta la cola. Esta banda, sea sencilla o doble, es un indicio del flujo activo de la kundalini o fuerza vital. (La kundalini guarda relación con las energías sexuales y con la fuerza vital, activa en todos los aspectos de los procesos vitales.) De ahí que existan muchas probabilidades de que las personas que poseen a este tótem tengan la kundalini ya activa, y de ahí también que la mofeta indique un momento de la vida en el cual amplificar y asumir el control de esta fuerza vital.

En la metafísica oriental se dice que existen tres canales de energía que fluyen a través del cuerpo a lo largo de la espina dorsal: ida, pingala y sushumna —la luna, el sol y el equilibrio entre ambos—; hecho que se refleja en las personas que tienen la medicina de la mofeta en su capacidad para activar y desactivar la fuerza creativa, así como de dirigirla a lo largo de diversas líneas.

Las mofetas suelen ser muy silenciosas, por lo que convendrá que las personas que las tienen como tótem no vayan alardeando demasiado de sus logros o cualidades, pues no harán otra cosa que generar el rechazo de los demás. Así pues, espera tranquilo y deja que sean los demás los que te tomen en cuenta.

Por otra parte, la mofeta tiene una enorme capacidad de adaptación, facultad que tendrán que desarrollar las personas que la tienen como tótem, pues les permitirá determinar en qué situaciones es mejor hacerse notar y de qué modo hacerlo.

Las mofetas son carnívoras y cazan normalmente de noche, pero son capaces de comer cualquier cosa, particularmente insectos, bayas y frutas.

En conclusión, cuando la mofeta aparece como tótem se te van a dar las oportunidades propicias para desarrollar la autoestima y ganarte el respeto de los demás, pero indica también un período de tiempo en el que se dará un incremento en la sensualidad en todos sus aspectos: físicos, sexuales, psíquicos y espirituales.

Evalúa la imagen que tienes de ti mismo y recuerda que no vas a pasar desapercibido para los demás, pero que dependerá de ti el modo en que tomen nota de ti y te recuerden. Esto es lo que la mofeta te puede enseñar.



 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Entrada destacada

DICCIONARIO DE SANTERÍA

Abikú: Un espíritu dañino que posesiona a un niño pequeño y lo enferma hasta que muere.   Acuelle: Bendición.   Afoché: Un polvo...