TÓTEMS DE ANIMALES MEDICINA: LAGARTOS Y CAMALEONES


Los Tótems son símbolos o emblemas colectivos y al que una tribu o un individuo venera y otorga un valor protector o considera como antepasado. Si aparecen en tu vida, presta atención a sus significados porque seguramente tienen mucho que decirte y entender su significado te será de gran ayuda.
 
LAGARTOS

El lagarto es un experto de la percepción sutil, pues puede percibir vibraciones a través del suelo, sus ojos pueden detectar los movimientos más sutiles y tiene un oído sumamente agudo; todo lo cual apunta a formas concretas de clarividencia que se vienen practicando desde hace siglos en muchas culturas. 

 
El lagarto es un animal de una gran sutileza y agudeza, aunque eso no le impide ser rápido de movimientos, y muy veloz en la carrera y en la huida. Hay especies de lagartos que pueden llegar a vivir incluso en los hogares de los seres humanos, y que son muy útiles en el control de las poblaciones de insectos, como el geco o salamanquesa, que es uno de los pocos reptiles que tiene voz, detalle sobre el que convendría que meditaran las personas que tienen a este animal como tótem.
 
Por otra parte, el dragón de Komodo, en Indonesia, perteneciente al género de los varanos, es el lagarto de mayores dimensiones del mundo.
 
En la medida de lo posible, intenta identificar el tipo de lagarto que ha aparecido en tu vida y estúdialo individualmente.
 
La mayoría de los lagartos tienen una cola larga, que les ayuda a mantener el equilibrio y que utilizan hábilmente para defenderse de sus depredadores. La mayoría de estos animales tiene también un dorso crestado, gorguera y púas, que cumplen con una función de protección, pero que ofrecen también un significado simbólico.
 
Hay lagartos que tienen una especie de gorguera en el cuello, sección del cuerpo que sirve de puente entre la cabeza y el cuerpo, y que vendría a significar simbólicamente la facultad de establecer un puente entre el subconsciente y el consciente, entre el sueño y la vigilia, propiciando por tanto los sueños lúcidos.
 
Los lagartos que tienen púas o crestas a lo largo del dorso reflejan habitualmente que la sensibilidad de los chakras está acrecentada o está a punto de incrementarse.
 
¿Eres demasiado sensible, o eres más bien insensible? ¿Eres demasiado meticuloso, o te está pasando desapercibido lo que es obvio para los demás?
 
Por otra parte, la cresta dorsal también puede estar indicando que la kundalini o fuerza vital está activa y fluye con fuerza, lo cual potenciará todo tipo de sensibilidades: físicas, emocionales, mentales, psíquicas y espirituales.

El lagarto es capaz de detectar hasta el más ligero movimiento de un insecto, y es capaz de permanecer absolutamente inmóvil durante un tiempo prolongado para engañar a su presa o para despistar a un depredador. Esto vendría a indicar que tu intuición y tus percepciones psíquicas o bien están activas o bien están a punto de incrementarse, de modo que presta atención.

Existen ciertas características que diferencian al lagarto del resto de los reptiles. Al igual que estos, el lagarto tiene la piel seca y dispone de garras, pero también es muy sensible a las vibraciones del suelo, que percibe con las patas, la cola y el cuerpo. Por otra parte, tiene una vista muy aguda, capaz de detectar el más ligero movimiento, y dispone de un oído muy fino.

Todas estas características entroncan con el simbolismo de las capacidades psíquicas e intuitivas, de modo que lo que la medicina del lagarto enseña es a percibir los movimientos sutiles, físicos y etéricos, durante la vigilia o el sueño.

Dentro de las tradiciones nativas americanas, son muchos los chamanes que asocian al lagarto con el dreamtime, el tiempo del sueño, pues los sueños contienen parte de las percepciones más sutiles de la mente, de las cuales quizás no seamos conscientes, pero que se nos traducen e interpretan a través de los sueños para que tomemos conciencia de ellas.

Puede haber entre ellas temores o presagios, pero normalmente se trata de cosas a las que no prestamos atención.

Las personas que tienen al lagarto como tótem deberían confiar en su propia intuición por encima de cualquier otra consideración, porque el lagarto apunta normalmente una sensibilidad muy elevada, y tú puedes percibir aquello que los demás no sienten, puedes ver lo que los demás pasan por alto, y puedes escuchar comentarios que ni siquiera se han dicho.

Por extraño que te pueda parecer, si prestas crédito a estas percepciones acertarás con mucha más frecuencia de lo que puedas imaginar.

Una de las características más significativas de los lagartos, y probablemente la más conocida de ellos, es su capacidad para desprenderse de la cola, sistema de defensa que utiliza el lagarto para distraer a un depredador mientras se escabulle de sus garras, y que no le supone más contratiempo que el de estar sin cola durante algún tiempo, en tanto le crece una nueva.

Y es que el desprendimiento y el desapego forman parte de las enseñanzas del lagarto, que nos puede llevar a ser más desprendidos en la vida con el fin de sobrevivir.

Hay veces en que tenemos que desprendernos de los demás o desapegamos de una parte de nosotros mismos para poder hacer lo que sentimos que tenemos que hacer; y, en estas situaciones, el lagarto nos puede ayudar a conseguir un desapego objetivo con las mínimas dificultades; nos puede ayudar a romper con el pasado, nos puede apuntar la necesidad de explorar nuevas latitudes y nos puede instar a seguir nuestros propios impulsos con el fin de no vernos devorados por todo aquello que nos perjudica.

Como a la mayoría de los reptiles, al lagarto le encanta tomar el sol, dado que su sangre fría le obliga a buscar el calor del sol con el fin de mantener su cuerpo caliente. Pero, en ocasiones, el pretendido baño de sol no es más que un subterfugio de caza, un adormecimiento fingido con el que engaña a los insectos que, para su desgracia, se acercan demasiado.

Esta capacidad para fingir que está durmiendo mientras se toma el sol se ha relacionado en algunas ocasiones con el control del estado de sueño, especialmente con el control de los sueños. Y el lagarto, como ya se ha dicho, es el tótem que nos puede permitir comprender y hacer uso de este estado de la manera más eficaz.

CAMALEÓN

Lo que se llama camaleón en Estados Unidos no es en realidad un camaleón, sino un anolis. Un detalle relativamente desconocido del camaleón es que dispone de un tercer ojo, concretamente en la parte posterior de la cabeza, que pasa totalmente desapercibido; si bien este ojo solo es capaz de distinguir entre la luz y la oscuridad. Hecho que nos lleva a concluir que las personas que tienen al camaleón como tótem van a experimentar el despertar de sus capacidades psíquicas y de su intuición, y que incluso podrán distinguir cuándo están operativas estas capacidades y cuándo no.

En realidad, el camaleón no se camufla con su entorno, sino que, simplemente, su color natural es el color del hábitat en que vive; aunque sí cambia de color en diversos grados, dependiendo de la temperatura, la humedad, e incluso las emociones que experimenta.

Cuando el camaleón se siente frustrado o se enfurece, se vuelve de color marrón; y si está feliz y/o satisfecho, adopta un color verde claro; todo ello refleja una alta sensibilidad ante el entorno. Así pues, las personas que tienen al camaleón como tótem descubrirán un incremento en su propia sensibilidad ante el entorno y ante otras personas.

El campo áurico humano es una combinación de vibraciones electromagnéticas, a través del cual cedemos energías (eléctricas) y absorbemos energías (magnéticas), aunque no seamos conscientes de ello durante la mayor parte del tiempo.

Cada vez que entramos en contacto con otra persona se verifica un intercambio de energía, en el cual nosotros cedemos parte de nuestra energía y la otra persona nos cede parte de la suya. Pues bien, las personas que tienen al camaleón como tótem comenzarán a tomar conciencia y a reconocer este intercambio de energías de una forma más patente que en el pasado; de modo que confía en lo que sientes y percibes, pues todo esto puede suponer una importante aportación para tu salud y bienestar.

En cualquier caso, no olvides que aprender a leer e interpretar el aura puede ser sumamente beneficioso para ti.



0 comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Entrada destacada

DICCIONARIO DE SANTERÍA

Abikú: Un espíritu dañino que posesiona a un niño pequeño y lo enferma hasta que muere.   Acuelle: Bendición.   Afoché: Un polvo...